Otras señales de cáncer de mama

El cáncer de mamas puede evidenciarse con la detección de un bulto, pero no es el único de los síntomas a los que prestar atención. Mirá cuáles son otras 5 señales de una de las enfermedades más comunes en las mujeres.

El autoexamen mamario es una de las principales medidas de detección temprana del cáncer de mama, es uno de los más comunes al detectar un bulto en el seno que no estaba presente antes y que tiene determinadas características morfológicas.

Por eso es necesario que todas las mujeres se realicen un autoexámen de sus senos en busca de este tipo de estructuras, sin embargo es uno del grupo de síntomas que pueden evidenciar la presencia de esta enfermedad. En general, 1 de 6 mujeres que es diagnosticada con cáncer de mama tiene un bulto en el seno, el resto tienen otro tipo de síntomas que también vale la pena conocer.

Tanto los bultos como estos síntomas pueden indicar que hay cáncer en la mama. Por esta razón siempre es importante realizar los autoexámenes para detectar un bulto o para observar el aspecto de la piel y los pezones.

  1. Piel escamada o con irregularidades

Deberías prestar atención cuando sientes que la piel de tus senos ha cambiado porque esto puede ser una señal de cáncer de mama. En general, la piel puede adoptar un aspecto escamoso y áspero e incluso puede sentirse más gruesa de lo normal. Esto se debe a que en muchos cáncer de mama, los canales que vinculan la mama a la piel se bloquean y esto resulta en que la piel cambie.

Procura vigilar siempre la piel en esta zona del cuerpo para detectar más rápidamente cuando sucede un cambio de esta magnitud.

  1. Hinchazón

En muchos casos, puede haber un bulto pero no se siente porque está ubicado justo debajo de la superficie de la piel. Esto genera cambio en la forma y tamaño del seno e incluso podría generar dolor.

Un estudio reportó que esto sucede en el 6 % de las mujeres con cáncer de mama. Por esta razón es importante observar el tamaño y forma de los senos y estar alerta ante cualquier cambio abrupto.

  1. Cambios en el pezón

En algunos casos de cáncer de mama, es el pezón el que cambia. La inversión o retracción del pezón, es decir cuando adopta una posición hacia adentro en vez de saliente, puede indicar que hay una masa creciendo adentró del seno y está modificando su forma.

En varios estudios, el 7 % de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama reportaron tener anormalidades en la forma del pezón.

  1. Descargas del pezón

Otro cambio que sucede en el pezón pueden ser descargas, pero que no son leche materna. Las descargas de los pezones no siempre indican que hay cáncer de mama, pero es importante considerarlo como un posible síntoma y controlar lo antes posible. En particular, es importante determinar si la descarga sale sin siquiera tocar o apretar el pezón y si tiene sangre.

A pesar de ser algo que puede generar vergüenza es importante consulta ante cualquier tipo de descarga, sobre todo si no hubo un embarazo.

  1. Enrojecimiento del pezón o piel

Por último, el color de la piel y del pezón también es importante. Como siempre, la rojez e irritación de la piel indican que hay algún problema en esta región y es el caso también en los senos.

Procurá prestar extrema atención a cualquier cambio y cualquier rojez que se concentre en esta región y no desaparezca.

 

Fuente: vix.com