¿Cómo mejorar la función de los riñones de manera natural?

Aumentar el consumo de agua y favorecer la sudoración pueden ayudar a mejorar la salud de los riñones, ya que contribuye a prevenir infecciones y a depurar toxinas. Conocé qué otros tips pueden ayudar a la salud de tus riñones.

Los riñones son órganos delicados que sufren las consecuencias de una mala alimentación, el estrés, las emociones negativas, etc. Es necesario cuidarlos para prevenir trastornos graves, en especial si tenemos antecedentes familiares o personales con enfermedades renales.

Desde el año 2006 se viene celebrando el Día Mundial del Riñón, una efeméride instaurada por la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF), a las que se suman otro conjunto de organizaciones de la salud y especialistas en el área de diálisis y otros tratamientos para los riñones. Fue creado para generar conciencia entre todos los habitantes del mundo para que puedan detectar cualquier padecimiento en los riñones de forma precoz y cuando aún hay tiempo para solventar la situación o para retrasar lo inevitable.

Aunque no lo parezca, el 10% de la población mundial sufre de alguna enfermedad renal crónica. Sin embargo no suelen darse cuenta hasta que el problema ya se encuentra bastante avanzado y los únicos caminos que les queda por transitar es la diálisis o un trasplante de riñón.

¿Qué problemas graves puede ocasionar las enfermedades de los riñones?

La insuficiencia renal ya es una patología grave en sí misma. Los riñones son el gran filtro del cuerpo que ayudan a desechar todas las toxinas que producimos o ingerimos, por medio de la orina. Si este filtro no funciona o se obstruye, se genera una intoxicación a niveles que pueden llegar a ser letales. Pero también tener unos riñones enfermos también aumenta las posibilidades de sufrir otras afecciones. Como son los infartos de miocardio y accidentes cerebro vasculares, dado que nuestra sangre permanecerá sucia.

La buena noticia, es que detectar cualquier mal funcionamiento en los riñones es muy sencillo, porque solo basta un simple examen de laboratorio de sangre y orina. Si los riñones están trabajando como deben, los niveles arrojados por los análisis estarán en sus patrones normales. Pero si cualquiera se encuentra fuera de rango, es motivo para realizar un estudio más a fondo.

La desigualdad social también afecta la salud renal

Uno de los datos más llamativos sobre las lesiones renales agudas, es que estas se suelen presentar en los sectores más deprimidos de la sociedad, aquellos que tienen menores ingresos.

Las principales razones que justifican este hecho son, el bajo ingreso del hogar que le impide llevar una dieta sana, lo que puede acarrear con el tiempo una enfermedad en el riñón. Pero también están los altos costos de los tratamientos de las enfermedades renales que, en la mayoría de los casos, resultan imposibles de pagar para algunas familias.

Para solucionar esta desigualdad nació este día, con el propósito de crear conciencia entre los actores públicos para que brinden el apoyo a los centros de salud de sus países. Y así generar una red de ayuda al paciente con enfermedades renales.

Consejos para la buena salud de los riñones

  1. Tomá agua. Beber agua a lo largo del día es el tratamiento más sencillo, económico y natural para cuidar los riñones y prevenir cálculos, inflamaciones e infecciones. No obstante, se debe considerar que ésta sea baja en sodio ya que, en caso contrario, podría ser más perjudicial. Beber al menos un litro y medio de agua, repartido en varios vasos siempre fuera de las comidas, en especial, en ayunas.
  2. Controlá la sal: una pequeña cantidad de sal al día es buena para la salud, siempre y cuando sea sal no refinada (sal marina, sal del Himalaya, etc.). La sal común o de mesa, suele ser comúnmente sólo cloruro de sodio y no contener el equilibrio de minerales y oligoelementos que el organismo necesita. Cuando se consume sal común en exceso, los riñones se ven obligados a retener más agua para poder eliminarla, lo cual provoca un desequilibrio de los líquidos en el cuerpo y aumenta la presión arterial.
  3. Reducí los lácteos: la leche y sus derivados aumentan la eliminación de calcio a través de la orina, lo que puede favorecer la aparición de cálculos renales, sobre todo si se consume poca agua y existe una predisposición genética a sufrirlos.
  4. El azúcar también afecta a los riñones: los riñones, junto con los pulmones, también se encargan de equilibrar el pH de la sangre. Una dieta rica en azúcares refinados puede alterar al organismo.
  5. Activar la sudoración: al sudar se alivia la sobrecarga que sufren los riñones, ya que se potencia otra vía de eliminación de líquidos del organismo. En este sentido, aumentar la sudoración puede ser una excelente terapia para cuidar la función renal.
  6. El miedo, el peor enemigo: las emociones negativas también afectan al funcionamiento de los órganos. Del mismo modo que la ira perjudica al hígado, o la tristeza daña los pulmones, en el caso de los riñones el culpable principal es el miedo.
  7. Calor local: los riñones, igual que el hígado, se benefician si se les aplica calor local mediante una bolsa de agua caliente o una esterilla eléctrica. Es muy importante evitar el frío y las corrientes de aire que afecten a la zona media de la espalda, ya que pueden agravar algunos trastornos renales.

Realizá controles periódicos con tu médico de cabecera

Si has estado padeciendo de dolores en la zona media de la espalda, o sentís algunas otras dificultades o malestar, no tardes en consultar a tu médico sobre los posibles signos de aparición de problemas renales. Tener un diagnóstico y comenzar un tratamiento a tiempo hará una gran diferencia en tu calidad de vida.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com