Alzheimer: la clave está en su detección temprana

En este día Mundial del Alzheimer te contamos cuáles son las señales para reconocerlo tempranamente. Más pronto se comience el tratamiento, mejor calidad de vida para el paciente y su familia.

 

En este mes en que conmemoramos el Día Mundial del Alzheimer, queremos hacer hincapié en la importancia de las medidas de prevención y diagnóstico precoz. Esta detección temprana ayuda a retrasar el progreso de la enfermedad. Al mismo tiempo que mejora la calidad de vida del paciente y sus familias.

El Alzheimer es enfermedad irreversible y progresiva que destruye la memoria y las capacidades cognitivas. Eventualmente también impacta en funciones que otorgan habilidades a la hora de realizar tareas de la vida cotidiana de las más sencillas.

Según la Organización Mundial de la Salud, el Alzheimer afecta entre 30 y 40 millones de personas a nivel mundial. Siendo la forma de demencia más común, los investigadores estiman que la cifra subirá en los próximos 30 años, si no se logran encontrar formas de prevención o cura efectivas.

Siendo que se trata de una enfermedad que no tiene causales determinadas, pueden encontrarse muchos factores que podrían ayudar a su desarrollo, y que no existe cura, es de suma relevancia su diagnóstico. Ya que mientras más temprano sea el estadio de su diagnóstico, es decir mientras más rápido se identifique, más pronto puede iniciarse un tratamiento.

Es fundamental ayudar a maximizar el funcionamiento en las actividades diarias del paciente y mejorar la comprensión y el razonamiento. Pero también otros factores casi tan importantes como el estado de ánimo y el comportamiento del paciente. Así como apoyar y educar a la familia acerca de la enfermedad y sus consecuencias. En otras palabras, disminuir el sufrimiento tanto físico como emocional de todos los involucrados.

Por eso, desde la Asociación de Alzheimer se difunden 10 señales principales de aviso del Alzheimer y cómo diferenciarlas de situaciones comunes en la vejez:

1- Cambios de memoria que alteran las actividades cotidianas

Esta es una de las señales más comunes, especialmente el olvido de la información reciente. La persona comienza a olvidar fechas o eventos importantes, pregunta la misma información repetidamente, necesita recordatorios y ayuda (notas, avisos) y la ayuda de los familiares para tareas que antes podía realizar solo(a).  La pérdida de la memoria es también un síntoma de vejez, la persona puede olvidar nombres o citas, pero las recuerda más adelante.

2- Dificultad para planear o para resolver problemas.

Algunas personas tienen problemas para seguir una receta, balancear una chequera, o hacer sus pagos mensuales. No pueden concentrarse bien y se demoran en hacer las cosas mucho más que antes. Si se trata de un síntoma de vejez, la persona puede equivocarse ocasionalmente, pero no siempre.

3- Dificultad para llevar acabo tareas habituales.

Las personas con Alzheimer a menudo se olvidan de cómo llegar a un lugar perfectamente conocido, de seguir los pasos de una tarea en el trabajo, o incluso de las reglas de su juego favorito. Las personas con síntomas de la vejez, en cambio, pueden necesitar ayuda para usar alguna función de su celular, por ejemplo, pero pueden seguir su vida con normalidad.

4- Confusión con los conceptos de tiempo y espacio.

Pierden la noción de las fechas, las estaciones y del paso del tiempo. Se les dificulta entender algo que no esté sucediendo de forma inmediata. A menudo se les olvida en dónde están o cómo llegaron allí. Si se trata de un síntoma de la vejez solamente, la persona puede confundir en qué día de la semana está, pero más adelante se da cuenta.

5- Dificultad para entender imágenes visuales y las relaciones espaciales.

Los problemas de la visión pueden ser una señal del Alzheimer. Mientras que la persona que simplemente envejece puede ver mal debido a cataratas, por ejemplo, los que empiezan a tener síntomas de la enfermedad de Alzheimer demuestran dificultad para leer, juzgar distancias o determinar contrastes o colores. Pueden pasar por un espejo y no reconocer su propia imagen.

6- Problemas con el lenguaje tanto hablado como escrito.

Las personas con Alzheimer tienen dificultad para seguir o unirse a una conversación. Pueden detenerse en medio de una conversación y no saben cómo seguir, a menudo repitiéndose a sí mismos. Muestran dificultad para encontrar una palabra determinada, o llaman a las cosas por el nombre equivocado. A las personas que envejecen, se les dificulta a menudo encontrar la palabra exacta, pero mantienen una buena asociación de ideas y pueden expresarse correctamente.

7- Incapacidad para colocar las cosas en su sitio o recordar en dónde las pusieron.

Colocan los objetos comunes en los lugares menos pensados. Pueden extraviar cosas y a menudo no pueden regresar (volver hacia atrás) para encontrarlos. Este problema se empeora con el tiempo.  A diferencia de lo anterior, un síntoma de la vejez sería olvidar en dónde dejaron los anteojos (las gafas) o el control remoto del televisor.

8- Demuestran poco criterio al tomar decisiones.

Comienzan a demostrar cambios en sus evaluaciones de las situaciones y en la forma en que toman decisiones. Por ejemplo, no toman decisiones correctas en el manejo y en el empleo del dinero. Prestan menos atención a su forma de arreglarse y a su higiene personal. Las personas que sencillamente están envejeciendo, pueden tomar decisiones equivocadas o poco comunes, pero sólo de vez en cuando.

9- Dejan de participar en las actividades sociales.

Poco a poco empiezan a abandonar sus pasatiempos favoritos, y participan menos en deportes o proyectos que antes les atraían. También evitan los encuentros sociales para ocultar los cambios que están experimentando. Un síntoma de la vejez sería sentirse abrumado por las obligaciones sociales, familiares o laborales, pero sin llegar al aislamiento.

10- Cambios de personalidad y de estado de ánimo. 

Ambas cosas pueden cambiar. La persona se muestra confundida, sospechosa, deprimida, con miedo o ansiedad. No se sienten cómodos en lugares y situaciones que no son familiares y que los hacen sentirse inseguros. Diferente es el cambio típico de la vejez que es mostrar irritación cuando se interrumpe la rutina y querer hacer las cosas siempre de la misma manera.

Si reconocés alguna de estas señales en un persona cercana, acompañala a su médico de cabecera lo antes posible. Recordá que mientras más pronto se detecte, se puede intervenir más rápidamente para retrasar su avance y prolongar la calidad de vida del paciente.

 

 

Fuente: vidaysalud.com