18 de diciembre: Día Nacional de la Esclerosis Múltiple

Te contamos qué es y de qué se trata esta enfermedad degenerativa que afecta a casi tres millones de personas en el mundo y acarrea discapacidad física y mental a quienes la padecen. El conocimiento y la atención temprana es la clave para enfrentarla.

El 18 de diciembre se conmemora el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, una enfermedad crónica, autoinmune, inflamatoria y degenerativa del sistema nervioso central. Supone la primera causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes, ya que se trata de una enfermedad que provoca discapacidad física y cognitiva, así como un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, cuyos primeros síntomas suele comenzar en personas en torno a los 25-30 años.

No obstante, también existen casos de esclerosis múltiple pediátrica (solo el 5% de los pacientes que sufren esclerosis múltiple debutan antes de los 18 años) o de esclerosis múltiple de comienzo tardío, con inicio posterior a los 50 años, aunque son muy poco frecuentes.

Se estima que en el mundo padecen esclerosis múltiple unos  2,5 millones de personas, y los estudios de prevalencia más recientes indican que, la frecuencia de la enfermedad ha aumentado progresivamente a lo largo de las últimas décadas.

Se trata de una enfermedad que cada vez con más frecuencia afecta a un mayor número de mujeres, 3 de cada 4 pacientes de esclerosis múltiple son mujeres, quienes además tienen más probabilidades de comenzar con los síntomas de forma más precoz y de tener más brotes que los hombres.

Causas y síntomas

Aunque existen varias formas de presentación y evolución de la esclerosis múltiple, y los síntomas de la enfermedad varían enormemente -desde hormigueos, adormecimiento de uno o más miembros, a pérdida de agudeza visual, debilidad, dolor, fatiga o rigidez muscular- en un 85% de los casos, lo más frecuente es que la enfermedad se presente en ‘brotes’, es decir, la aparición brusca de nuevos síntomas neurológicos.

Por otra parte, las causas que hacen que se inicie esta enfermedad aún no están claras. Parece producirse por una respuesta autoinmune anómala en individuos genéticamente predispuestos, sobre quienes ciertos virus o factores ambientales, como el virus de Epstein-Barr, el tabaco, los niveles bajos de vitamina D o un elevado índice de masa corporal durante la adolescencia, podrían influir en el desarrollo y la progresión de la enfermedad. Y todo parece indicar que las mujeres muestran una mayor susceptibilidad hacia éstos.

Diagnóstico y tratamiento

Aunque no hay que olvidar que la esclerosis múltiple sigue siendo una enfermedad grave,  el diagnóstico más temprano – actualmente se estima entre uno y dos años desde el inicio de los síntomas-, y la mayor efectividad y comodidad de los tratamientos han determinado mejoras en la evolución de la enfermedad. Como una mejora percibida en el estado de salud general, una disminución del grado de discapacidad y necesidad de ayudas, y una mayor aptitud laboral entre pacientes socio-demográficamente comparables de esclerosis múltiple.

El inicio temprano del tratamiento y la evaluación también temprana de la respuesta terapéutica son básicos para mejorar el pronóstico de los pacientes. Y gracias a la mejoras en las técnicas diagnósticas y a la aparición de diferentes fármacos para su tratamiento en la última década, los pacientes con esclerosis múltiple tienen un mejor pronóstico. 

En todo caso aún sigue siendo necesario seguir investigando en tratamientos que puedan mejorar la seguridad, adhesión al tratamiento y calidad de vida de los pacientes.

 

Fuente: discapnet.es