¿Comer para ocultar emociones?

En este contexto de aislamiento, muchos se han inclinado por la comida. Pero ¿qué es lo que se esconde tras este hábito y cómo hacer para evitarlo? Encontrá las respuestas en esta nota.

Diversos países en el mundo enfrentan un grave problema de sobrepeso y obesidad en su población adulta. Una situación que podría originarse en los sentimientos.

De acuerdo a un estudio publicado por el Journal of Clinical Investigation, las hormonas en nuestro estómago se comunican directamente con el cerebro, provocando una sensación placentera. Esto explica por qué hay algunas personas que sienten la necesidad de consumir alimentos dulces o grasosos cuando experimentan tristeza o angustia.

¿Tu emoción lo domina todo?

Es tan estrecha la relación entre el cerebro y estómago, que incluso, cuando se experimenta el amor las “mariposas” se sienten en el abdomen. Sin embargo, no todo es bueno. Hay ocasiones en las que se come para ocultar sentimientos que no son gratos ocasionando, a largo plazo, un problema.

Estas son las señales que te pueden indicar que estás comiendo solo para esconder tus emociones, de acuerdo a información de Patricia Sangenis, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cardiología.

    1. El hambre emocional comienza repentinamente. Todo lo contrario a la física que ocurre gradualmente.
    2. Sólo necesitas comer. Esto solo pasa cuando estás comiendo para mitigar un sentimiento no importa si tu estómago está lleno o vacío. En este caso elegís una comida específica, ya que no te satisface cualquier alimento; una situación contraria sucede cuando es por hambre.
    3. Requiere de una satisfacción inmediata. Y en particular un alimento poco saludable.
    4. No importa si estás lleno. Sentís la necesidad de seguir ingiriendo, sin importar que esto te cause malestar (dolor o inflamación).
    5. Surgen nuevas emociones. Después del exceso de comida se produce una sensación de culpa.
    6. Experimentas un grado de control. Con cada bocado crés que la situación empieza a tranquilizarse y te sentís más seguro.

¿Cómo evitarlo?

La American College of Cardiology, señala que un tip excelente para evitar comer por emociones es el siguiente: detenete, pará, y realiza respiraciones profundas antes de empezar a ingerir  tus alimentos.

Una alimentación balanceada no sólo cuida tu bienestar físico, sino también tu estado emocional.

Evitá comprar comida procesada y poco saludable, con alto contenido en grasa y azúcares. En cambio procurá llenar la heladera y las alacenas con alimentos saludables.

Fuente: salud180.com