Salud Mental: ¿qué es la neurosis obsesiva?

La expresión neurosis obsesiva procede del psicólogo Sigmund Freud, que en 1894 la diferenció de la neurosis simple. Pero la neurosis, incluso “simple” es un desarreglo psicológico complejo que conviene comprender antes de conocer sus derivaciones.

Breve explicación de la neurosis

La neurosis, hoy en día llamada Desarreglo Obsesivo Compulsivo, es un término que define de una manera bastante general las enfermedades que se asocian a tensiones nerviosas y desarreglos psíquicos, y que puede traducirse también por un comportamiento de histeria o por una depresión.

Desde el punto de vista de los psicoanalistas, la neurosis obsesiva es el resultado del eterno combate entre pulsiones eróticas y pulsiones destructivas. En el caso de una neurosis obsesiva, el equilibrio no se realiza entre los dos, y son las tendencias destructivas las que predominan.

Estas conllevan angustia y una conducta obsesiva cuyos principales síntomas son la necesidad sistemática de comprobarlo todo y la tendencia a ser extremadamente maníaco.

Síntomas y causas de la neurosis obsesiva

A nivel de las causas de la neurosis obsesiva, no parece que haya reglas, pero ciertos factores son recurrentes en los casos observados. El complejo de Edipo destaca de forma particular en tales casos: el sujeto desea la muerte de uno de los padres, pero le dan vergüenza sus pensamientos o sus sueños destructivos; luego, comprueba con mucha angustia si sus pensamientos no han dejado ningún tipo de traza, y desarrolla inconscientemente los síntomas de la neurosis obsesiva.

La neurosis demuestra culpabilidad, sin saber explicar de dónde procede. Es el “super-yo”, según los psicoanalistas, el que fuerza al neurótico a creer que ha cometido alguna cosa. La mayoría de las veces, este trauma aparece antes que los síntomas obsesivos; se trata normalmente de experiencias que se remontan a la niñez que no han podido expresarse hasta la adolescencia o la edad adulta. Freud asimila a la neurosis obsesiva ciertos rasgos de carácter como la avaricia, la testarudez, la cólera, la religiosidad, la escrupulosidad (no se tolera ningún tipo de descuido con relación a la higiene).

El síntoma típico de la neurosis obsesiva es el individuo que se fija reglas muy precisas, como si se tratara de un juego. Por ejemplo, caminar por la acera evitando poner el pie sobre las líneas, o lavarse dos veces las manos antes de tocar cualquier cosa. En realidad, esto no supondría, a priori, ningún problema para el neurótico, si la incapacidad para realizar el ritual no les pusiera en un estado de angustia profunda.

Tratamiento de la neurosis obsesiva

En general, el tratamiento de la neurosis obsesiva se da por tres vías:
• Psicoterapia y psicoanálisis.
• Antidepresivos serotoninérgicos.
• Sedantes neurolépticos o ansiolíticos cuando la ansiedad es grave.

Sin duda alguna, la neurosis obsesiva es un trastorno mucho más común de lo que parece; por eso, ante la presencia o detección de alguno de estos síntomas es imprescindible ponerse en contacto con un profesional de la salud mental.

Fuente: vidasanaweb.com.ar