¿Por qué las Grasas trans son peligrosas para la salud?

Las grasas trans son grasas hidrogenadas que, si bien aportan un sabor y textura especial a muchos alimentos, también pueden ser peligrosas para la salud.

El consumo excesivo de grasas saturadas puede producir problemas en la salud, en especial, enfermedades metabólicas como hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, obesidad, diabetes, etc. Pero además de los ácidos grasos saturados, se pueden nombrar otro tipo de grasas: las grasas trans.
Este componente puede ser incluso más peligroso que las grasas saturadas. Se obtiene inyectando hidrógeno a algunos aceites vegetales con el objetivo de convertirlas en sólidas. Son las más utilizadas por la industria alimenticia principalmente por dos razones: aportan a los alimentos un mejor sabor y textura, abaratan los costes de producción.
Las grasas trans se encuentran en una gran variedad de alimentos, como por ejemplo los snacks salados, la panificación industrial, alimentos preelaborados, comidas rápidas, margarinas. Para evitar su consumo es importante consultar las etiquetas de los productos y leer detenidamente la información nutricional para ver si incluye “grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas”.
Es importante aclarar que el consumo de estos alimentos no está totalmente prohibido. Si se lleva a cabo una dieta baja en grasas y rica en fibra, se puede ocasionalmente, consumir este tipo de alimentos y no producir efectos nocivos sobre la salud. El problema surge cuando se abusa de su consumo, lo que produce efectos adversos sobre el cuerpo.
Posibles complicaciones: hipercolesterolemia, enfermedades cardiovasculares, retrasa el desarrollo y crecimiento del cerebro, aumenta la probabilidad de padecer diabetes tipo II, en especial en las mujeres. Además, las grasas trans reducen notablemente la concentración de colesterol HDL o bueno de la sangre, aumentan la síntesis hepática de colesterol malo o LDL y colesterol VLDL, y retardan el crecimiento y desarrollo fetal a partir del pasaje al feto por medio de la placenta.
Estar atento a la información nutricional en el etiquetado de los productos puede advertirte sobre el contenido nocivo de nutrientes que pueden afectar tu salud. Estar informado puede ayudar a prevenir enfermedades.

Fuente: A Bajar Colesterol