Plan para perder peso en 4 pasos mientras dormís

Una nueva investigación sugiere que la falta de sueño conduce al aumento de peso e incluso a la obesidad. Una razón más para dormir 8 horas diarias.

La falta de sueño disminuye el metabolismo y aumenta el nivel de cortisol, la hormona del estrés que aumenta los antojos de alimentos, especialmente los ricos en grasas y altos en carbohidratos. Además, más cortisol está ligado a la resistencia a la insulina, un factor de riesgo para la diabetes y la obesidad.

Las personas privadas de sueño también producen más de la hormona grelina, que aumenta el hambre, y menos de la hormona leptina, que ayuda a poner freno a comer en exceso. Por último, los que no duermen por lo menos 7 horas cada noche, están perdiendo el precioso sueño REM, esa etapa profunda y reparadora donde quemas más calorías.

En suma, la falta de sueño puede socavar aún la dieta más dedicada. Pero aquí está la buena noticia: dormir sólo 1 hora más cada noche, pasando de 7 a 8 horas, en realidad puede ayudar a perder hasta 7 kilos al año. Todo lo que tienes que hacer es seguir este sencillo plan de 4 pasos.

Paso #1: Calculá la mejor hora de dormir para tu cuerpo

Para averiguar cuál es la mejor hora de dormir para tu cuerpo debés determinar la hora a la que te levantas habitualmente. Contá hacia atrás 7,5 horas. Poné tu despertador para recordarte que debes ir a la cama en ese momento.

La persona promedio debe obtener cinco ciclos completos de sueño (de 90 minutos cada uno), lo que equivale a 7,5 horas por noche. Si normalmente te despiertas a las 6 a.m., calcula hacia atrás 7,5 horas y ve a la cama a las 22:30.

Paso #2: El calcio y el magnesio

El calcio y el magnesio son dos de las mejores pastillas naturales disponibles para dormir. Estos dos minerales esenciales ayudan a mantener la salud del sistema nervioso y, de hecho, reducen la ansiedad y promueven la calma. Una deficiencia de magnesio se ha demostrado que causa insomnio y el síndrome de piernas inquietas. Si tienes problemas para dormir y no estás usando estos suplementos, pruébalos consultando a un profesional sobre cuál es la mejor dosis para tu organismo.

Paso #3: Controla tu abdomen con antiácidos

Cuando te acuestas, eres inmediatamente propenso a experimentar reflujo gastroesofágico, también conocido como acidez estomacal o indigestión. Lo que es más, muchas personas no son conscientes de que podrían tener reflujo silencioso, una condición que no se puede sentir, pero que te puede sacar de las etapas profundas del sueño (a menudo, las personas con apnea del sueño tienen reflujo). El antiácido puede ayudar a prevenir esto mediante el equilibrio del pH del estómago.

Paso #4: Disfruta de un té para un mejor sueño

La raíz de valeriana se utiliza para aliviar el insomnio desde el siglo II d.C., y es un remedio herbal popular para los problemas del sueño, que es a la vez suave y seguro. La pasiflora también es un remedio herbal calmante que combate la ansiedad y el insomnio. Alrededor de 1 hora antes de acostarte, tomá un té hecho con 1 bolsa de té de raíz de valeriana y 1 bolsa de té de pasiflora (también conocida como flor de pasión, pasionaria, mburucuyá), ambos disponibles en las dietéticas.

Estas indicaciones están especialmente recomendadas cuando se tienen en cuenta estas otras razones por las que dormir mal te hace sentir cansancio, además de que envejece y engorda.

 

Fuente: imujer.com