Mes del autismo: hablar, concientizar y aceptar

Abril es el mes declarado para la lucha por la concientización sobre el autismo, una afección que es necesario poner en escena y debate social para mejorar la calidad de vida de quienes lo sufren y ofrecer más oportunidades de desarrollo.

El autismo es una discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad. Se deriva de un trastorno neurológico que influye en el funcionamiento del cerebro y que afecta principalmente a los niños de cualquier país, independientemente de su sexo, raza o condición socioeconómica. Se caracteriza por deficiencias en la interacción social, problemas en la comunicación verbal y no verbal, y patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidas y repetitivas. La tasa del autismo en todas las regiones del mundo es alta y tiene un terrible impacto en los niños, sus familias, las comunidades y la sociedad.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad entró en vigor en mayo de 2008. El propósito de la presente Convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente. Es una herramienta sólida para promover una sociedad inclusiva y el cuidado de todos y para garantizar que todos los niños y adultos con autismo pueden llevar una vida plena y significativa.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que sufren este trastorno. Los esfuerzos se mantienen durante todo el mes de abril en diferentes organizaciones y movimientos que diariamente se esfuerzan por esta tarea.

En éste año, el tema preferente es: “El empleo: la ventaja del autismo”. Se calcula que más del 80% de los adultos con autismo están desempleados. Las investigaciones indican que los empleadores están dejando escapar capacidades que se presentan de forma más habitual entre personas con trastornos del espectro autista que entre los trabajadores «neurotípicos», como una mayor competencia en el patrón de reconocimiento y en el razonamiento lógico, así como una mayor atención al detalle.

En éste día se nos sugiere que PINTEMOS EL MUNDO DE AZUL para sumarnos a la urgente necesidad de informar y concienciar a la sociedad sobre el Autismo y las personas con TEA, y conseguir un futuro donde tener los mismos derechos y oportunidades sea una realidad para todos.

La detección de este trastorno es identificado por el pediatra y cuanto antes pueda ser aceptado por los padres y las familias más oportunidades de desarrollo y mejor calidad de vida tendrá ese niño.

 

Fuente: familiaysalud.es