Semana de la Lactancia Materna: una Responsabilidad Compartida

Lactancia Materna

En la semana de la Lactancia Materna nos sumamos a fomentar esta práctica que tanto influye en la vida de los recién nacidos. El lema de este año: “Apoyar a las madres para que amamanten en cualquier momento y cualquier lugar”. Si podés hacelo, no lo dudes.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra anualmente del 1 al 7 de agosto en más de 170 países para fomentar la lactancia materna y mejorar la nutrición infantil en el mundo.

De acuerdo a las estadísticas de organismos internacionales, la lactancia materna solo trae beneficios para el bebé, y también para las madres. Y aunque no todas puedan amamantar, no hay dudas de que debe ser una prioridad en el vínculo de los primeros meses.

Según estudios, retrasar la lactancia materna incrementa el riesgo de mortalidad de los recién nacidos hasta un 80%. Y la realidad indica que alrededor de 77 millones de recién nacidos –o 1 de cada 2– en el mundo, no reciben leche materna en la primera hora que transcurre después de su nacimiento. Esto les priva de nutrientes, anticuerpos y del contacto con la piel de sus madres que son esenciales para protegerlos de las enfermedades y de la muerte.

La leche materna es la primera vacuna para el recién nacido, el calostro, la primera leche, espesa y amarillenta que se produce en las primeras horas y días después del parto, es el mejor alimento. No existe ningún suplemento que la pueda reemplazar. Esta leche es muy nutritiva y les da una gran protección a los bebés contra infecciones y otras enfermedades.

En todo el mundo se estarán realizando jornadas y actividades, bajo los correspondientes protocolos de salud, para promover y ayudar en la Lactancia Materna. El fin de esta conmemoración es fortalecer, compartir, comprometer y transmitir a las familias la práctica de la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad del niño. Además el beneficio de la postura correcta al amamantar y la importancia del vínculo afectivo madre e hijo durante la lactancia y el acompañamiento de su pareja.

Vínculos para un crecimiento saludable

La relación estrecha que se establece entre madre e hijo durante la lactancia favorece el establecimiento de vínculos que permiten que el bebé se sienta seguro y tranquilo. Además, la lactancia también es importante en el desarrollo mental de niños y niñas.

La lactancia es una actividad que no solo involucra a las madres y sus hijos, sino a todo su entorno y la comunidad. La pareja puede participar de este momento en el desarrollo del hijo ayudándole a la madre a acomodarse, hablando o acariciando al bebé. Y todo su entorno, familiares, amigos y vecinos procurándole a la madre las condiciones de bienestar que requiere para alimentarlo. Ya sea en la intimidad del hogar, un sitio especialmente ambientado, como así también en lugares públicos donde la demanda es inminente.

La importancia de la lactancia debe ser valorada en todos los ámbitos de la comunidad como una necesidad importante para la vida del menor y su madre. Por eso, el enfoque propuesto este año por UNICEF y OPS es: «Proteger la Lactancia Materna: Una Responsabilidad Compartida» y se centrará en la importancia  de evitar la discriminación de las madres lactantes en todos los ámbitos. Ofreciendo apoyo familiar y comunitario, además de aplicar políticas equitativas de Igualdad así como programas sociosanitarios basados en la evidencia.

Porque cada persona puede ser agente de cambio en la construcción de una sociedad más amiga del bebe y de la madre. “Se necesita un pueblo para criar a un niño”.

Reconstruir después de la pandemia

Si bien el apoyo a nivel individual de las madres lactantes es muy importante, requiere inversión a todos los niveles.

Durante el transcurso de esta pandemia, las organizaciones mundiales destacan:

  • el impacto devastador de la separación en el inicio y la continuación de la lactancia.
  • el acceso limitado a la lactancia materna debido a la sobrecarga de los sistemas de salud y los requisitos de distanciamiento social.

El concepto de ‘reconstruir mejor’ después de la pandemia de COVID 19 brinda la oportunidad de crear una «cadena amplia y efectiva de apoyo a la lactancia materna». Y que incluya sistemas de salud, lugares de trabajo y comunidades en todos los niveles de la sociedad.

Una cálida cadena de apoyo ayudará a crear un entorno propicio para la lactancia materna y protegerá contra la influencia de la industria. Es hora de informar, anclar, involucrar y galvanizar acciones para proteger la lactancia materna en todos los niveles.

Igualmente  la Semana Mundial de la Lactancia Materna se centra en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que los gobiernos del mundo acordaron deben alcanzar para el año 2030 y cubren una serie de temas relacionados con la ecología, la economía y la equidad. Los nuevos ODS aspiran a enfrentar las raíces que causan la pobreza y ofrecen una visión de desarrollo para las personas en todo el mundo. La Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016 marca un nuevo comienzo de trabajo conjunto y muestra cómo se puede alcanzar el desarrollo sostenible a través de la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna.

 

Fuente: unicef.org, fedalma.org