Día de la Medicina Social, un homenaje a René Favaloro

El Día de la Medicina Social se celebra cada 12 de julio en homenaje al doctor René G. Favaloro. Un profesional inigualable, de renombre internacional, que cambió la concepción de la práctica y la formación médica.

 

Este día de la Medicina Social se declaró en nuestro país como conmemoración a la fecha del nacimiento de esta reconocida figura como es René Favaloro. Y también en a todos los médicos que se desempeñan en esta área, en beneficio de la comunidad.

El Dr. Favaloro ejerció la medicina rural durante 12 años en Jacinto Aráuz, un pequeño pueblo de la provincia de La Pampa, para luego alcanzar prestigio internacional en la medicina cardiovascular y crear la Fundación que lleva su nombre para fomentar la investigación y la docencia.

Cuando el foco se pone en el paciente y su entorno

¿Qué comprende la Medicina Social? Por definición del propio Favaloro, se habla de Medicina Social cuando existe una mirada general del paciente y de su entorno. Él entendía que los pacientes más allá de un número de historia clínica poseen una historia de vida, una cultura, una religión, un modo de supervivencia, una realidad a la que los profesionales no siempre están acostumbrados.

La medicina social se dispone a esas diferencias desde una mirada ética y responsable, comprendiendo cada situación. Como su nombre lo indica, presupone el conocimiento de todos los factores médicos que hay en las cuestiones sociales, y por lo tanto, debe estudiar todos aquellos problemas que influencian la actividad física, moral e intelectual de las personas.

Debe por tanto estudiar la vida en las ciudades y en los medios rurales; sus viviendas, salarios, pobreza, trabajo, fatiga, recreo, zonificación, plano urbano, trabajo de mujeres y menores, puericultura, etc. Es decir que la Medicina Social estudia factores no sólo médicos sino extras.

La medicina social la hacen todos los que forman parte de un equipo de salud. Es aquel enfermero que recalca “acuérdese que esta señora no sabe leer y vive sola”. Es el odontólogo previniendo una malformación en la boca de un niño. Es un vacunador evitando una neumonía gracias a la inmunización. Es el administrativo asesorando al paciente en el momento de dar un turno.

Por todo esto es que podemos decir que se trata de una transdisciplina que involucra a todas las personas dedicadas a la tarea y arte de cuidar la salud de una comunidad.

“La medicina sin humanismo médico no merece ser ejercida”

Esto lo señaló el mismo Dr. René Favaloro. “El paciente es una persona y como tal tiene tres dimensiones de existencia: una comprende su fisiología, anatomía y estructura; otra, sus sentimientos, emociones, afectos y pensamientos –todo lo que hace a la psiquis en forma general– y la tercera representa sus relaciones con los otros seres humanos y su posición dentro de la red social. El paciente es la fusión indisoluble de estas tres dimensiones. Es antinatural pretender separar la mente –si se quiere, el alma– del cuerpo del paciente. Como todo está íntimamente relacionado, una palabra, un acto, un gesto son capaces de cambiar, en cierto modo, nuestra fisiología. Una frase o un abrazo pueden herir o reconfortar nuestra salud”, sostenía.

En la actualidad, el avance de la tecnología y la informatización de la medicina genera grandes e importantes descubrimientos y avances en salud. Sin embargo, el paciente necesita un equipo de atención preocupado y amable, que se interese por su persona, no hay máquina en el mundo que pueda reemplazar el humanismo médico.

Actualmente hay un sinnúmero de personas que trabajan y contribuyen a la medicina social desde distintos aspectos y ámbitos. Por eso esta fecha también es un reconocimiento a enfermeros y paramédicos que muchas veces trabajan en condiciones no ideales y comprometidos con la sociedad.

Políticas Públicas y Medicina Social

La salud es un derecho humano inalienable, para todas las personas y en todo el mundo según la Organización Mundial de la salud de su declaración de principios internacionales. Así es como en nuestro país es un derecho garantizado a través de una política pública que garantiza el acceso para todas las personas. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer en esta materia ya que las garantías de acceso a la salud no definen de por sí a un sistema de salud social. Pero el apoyo del Estado para alcanzar una atención social de los pacientes es fundamental y una responsabilidad que solo él debe asumir.

De los reclamos de René Favaloro, sobre las presiones e injusticias que lo llevaron del reconocimiento internacional a la angustia nacional, de la lucha al suicidio, hay mucho que todavía está por hacerse. Como la medicina igualitaria, una medicina con equidad, todavía necesita ser trabajada en distinto ámbitos.

Al cumplirse medio siglo del aniversario del Bypass, en el 2017, técnica con la que Favaloro revolucionó en EE.UU el tratamiento de enfermedades coronarias. En un homenaje en el Congreso de la Nación Argentina, el doctor Mendiz entonces director de la Fundación René Favaloro, destacó: “Recordamos a alguien que podría ser considerado un héroe contemporáneo y que trasciende un hallazgo médico. Porque la verdad en medicina existen todos los días descubrimientos. Pero personalidades como Favaloro hay pocas”.

 

 Fuentes: fundacionfavaloro.org, hospital.uncuyo.edu.ar