Cuarentena: cómo afrontar emocionalmente el aislamiento social

En la lucha contra el coronavirus la medida que sin dudas ha impactado más profundamente en las distintas comunidades es la restricción a salir de casa. Te contamos algunos consejos para afrontar este período.

Seguramente nunca hemos vivido como sociedad una situación semejante a la de las últimas semanas, donde para hacer frente a la pandemia del Covid-19 debemos mantenernos en aislamiento. Esto ha provocado distintas reacciones para sobrellavarla en casa: hemos hecho las compras para evitar el desabastecimiento, comenzamos a intensificar las medidas básicas de higiene y también las necesarias para evitar el contagio. Pero ¿nos hemos preparado emocionalmente para enfrentar esta situación?

Vamos ahora a concentrarnos en eso, para lo cual deberemos tener en cuenta tres conceptos principales para lidiar y preparar nuestras emociones en estos momentos de crisis, sentirnos más libres y estar bien con nosotros mismos a pesar de la cuarentena.

Para poder mantenernos de buen ánimo y que no nos invadan los sentimientos negativos, lo mejor es soltar el pasado, dejar de preocuparse por el futuro y aprender a vivir el presente. Debemos tomar una actitud positiva, generar nuevos hábitos que nos beneficien, darnos tiempo para nosotros mismos, y pensar este tiempo como el mejor momento para reflexionar

Es normal que algunas personas expresen su temor al contagio por esta enfermedad viral, puede haber confusión, pánico e impotencia al no saber cómo actuar frente a un cambio. Sin embargo, es muy importante aprender a controlar los miedos, tanto para este momento como para cualquier otro difícil al que nos enfrentemos.

Tres puntos para aprender a vivir más felices

1- Soltar el pasado

Se trata de reconocer que se está ante una situación inesperada, pude ser económico, de pareja, en el trabajo o la escuela, muchas veces reprimimos esas emociones, las guardamos, no las procesamos y nos atamos a este sentimiento como un “trauma” que, sin darnos cuenta, nos hace repetir los mismos patrones. Esas cosas del pasado son como unos grilletes que no nos dejan avanzar y si nos quedamos pegados a él es normal que sintamos miedo, frustración o tristeza.

2- Dejar de preocuparte por el futuro

Todo el tiempo nos la pasamos preocupados y más en estos momentos, por ejemplo, con la contingencia del Covid-19 a nivel mundial, el miedo a no saber qué va pasar, si me voy a contagiar, si me voy a quedar sin dinero o sin trabajo. Esta serie de preocupaciones nos alejan de la realidad, nos llenan de ansiedad y emociones negativas que no nos permiten disfrutar de lo que sí tenemos.

La palabra pre-ocuparse significa ocuparme antes de que algo suceda y cuando nos preocupamos de algo que ni siquiera ha pasado perdemos energía, enfoque y tiempo que. Al final, es lo único que realmente tenemos, el tiempo para vivir y disfrutar.

Cada persona reacciona de manera diferente ante situaciones estresantes y el temor o ansiedad frente a esta enfermedad viral puede ser sumamente abrumadora tanto en personas adultas como en los niños, sin embargo, sobrellevar y controlar el estrés o las emociones negativas nos fortalecerán y será una gran lección para aplicarlo en todas las situaciones complicadas.

3- Aprender a vivir en el presente

Vivir el presente es el único momento que realmente existe y si estás preocupado o enganchado a lo que te pasó, no estás mental ni emocionalmente en el presente porque únicamente estas pensado en aquello que te sucedió o pueda suceder. Ampliemos nuestra visión, este es un momento de crisis, de dolor, de pérdida, de fracaso, pero al final saldremos adelante y más fortalecidos, lo importante es saber qué podemos hacer en este momento, lo que nos corresponde es cuidarnos y seguir las instrucciones de sanidad.

Algunas recomendaciones prácticas para el día a día:

  • Dejar de ver, leer o escuchar noticias sobre la pandemia, ya que consumir todo el tiempo este contenido puede afectarte emocionalmente.
  • Cuidá tu cuerpo, respirá profundamente, estirate, meditá, tratá de comer saludablemente, tomate el tiempo para ejercitarte, dormí lo suficiente y evitá los malos hábitos.
  • Tratá de hacer actividades familiares en casa y acércate más a tus seres queridos.
  • Mantente comunicado con otras personas por teléfono o gracias a cualquier aplicación que te ayude a estar en contacto.  Escuchar la voz de alguien conocido te hará sentir mejor en estos momentos de cuarentena.

La vida está llena de contingencias personales, familiares, de trabajo o de cualquier otro tipo, pero debemos afrontarlas y tener templanza para resistir a las situaciones complicadas con el fin de superarlas con éxito. Las cosas que nos pasan sean buenas o malas, tienen como objetivo forjarnos un carácter para ser más fuertes y tomar mejores decisiones.

Fuente: salud180.com