Conciencia y prevención en el Día Mundial de la Obstetricia y la Embarazada

Este año se hace un llamado a la conciencia y la prevención sobre los medios y formación para el ejercicio ético de la profesión. Así como las condiciones de cuidado para el tránsito del embarazo durante la pandemia.

Dar a luz en algunos países puede ser un proceso de alto riesgo, más allá de la alegría que debería significar traer una nueva vida al mundo. En algunos países las embarazadas y el feto pueden llegar a estar en riego de muerte. No sólo se necesitan reforzar los sistemas de formación de profesionales sino también los de atención a la salud.

Las mujeres que viven en países en desarrollo tienen 300 veces más posibilidades de morir durante el embarazo o el parto que las de los países industrializados, según las estadísticas del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La organización también destaca que cada año 500 mil mujeres fallecen en el mundo como resultado de complicaciones derivadas al embarazo, de las cuales 70 mil son jóvenes que oscilan entre 15 y 19 años de edad.

Según cálculos de la organización, desde 1990, año de referencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas, más de 10 millones de mujeres han muerto a consecuencia de complicaciones derivadas del parto o el embarazo.

Es por ello que el 99% de las muertes en el mundo derivadas de la maternidad se producen en los países pobres, donde casualmente carecen de profesionales como los obstetras.

La importancia de la formación obstétrica

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las principales causas de muerte de la mujer durante el embarazo y el parto son cinco:

  • Hemorragias graves
  • Infecciones
  • Abortos peligrosos
  • Trastornos hipertensivos (preeclampsia y eclampsia)
  • Afecciones médicas que complican el embarazo, como las cardiopatías, la diabetes o la infección por VIH/sida.

De todas las muertes maternas, menos del 1% corresponde a los países de ingresos elevados, donde los sistemas de salud incluyen la importancia de la atención obstétrica.

Una triste realidad

La razón de mortalidad materna en los países en desarrollo es de 239 por 100.000 nacimientos, frente al 12 por 100.000 en los países desarrollados, según datos de la OMS. Esta también es más elevada en las zonas rurales y en las comunidades más pobres y con menor nivel educativo.

La falta de atención especializada es el principal obstáculo a la consecución de una mejor salud materna. Esto se ve agravado por la carencia mundial de profesionales sanitarios cualificados.

En los países de ingresos bajos solo el 51% de las mujeres se benefician de una asistencia especializada durante el parto, y eso significa que millones de partos no cuentan con la asistencia de una partera, un médico o un enfermero capacitado.

La práctica de la obstetricia no es óptima en muchos casos. En algunos lugares del mundo, las condiciones sanitarias y de los hospitales en general son deplorables, haciendo mucho más destacable la labor de los obstetras.

Tratamiento y cuidados óptimos

Como es de esperarse, una mujer embarazada necesita de cuidados especiales y de un tratamiento para que la gestación finalice satisfactoriamente. La mujer embarazada debe asistir a sus consultas, controles y realizarse todos los exámenes parentales, tales como la ecografía, la prueba de glucosa, ecocardiografía, amniocentesis, entre otros.

El embarazo se puede complicar cuando la madre sufre de afecciones de salud previas, o durante, el embarazo. Como diabetes, hipertensión o problemas con la placenta.

Por todas estas variables es que cobra importancia vital la atención de los y las obstetras, quienes son especialista en el cuidado y tratamiento del embarazo.

Día Mundial del obstetra

Dar a luz es uno de los regalos de la naturaleza. Significa que una nueva vida llega al mundo, gracias a una mujer que decidió ser madre con todas las implicaciones que tiene esa decisión: responsabilidad, cuidados, cambios en su cuerpo y sacrificios.

No obstante, todo ese proceso es posible gracias a los profesionales especializados que se dedican al tratamiento y el cuidado de las personas embarazadas: los obstetras.

Por eso, todos los 31 de agosto se celebra el Día Mundial de la Obstetricia y la Embarazada. Una fecha que rinde tributo a todos los obstetras quienes cumplen un rol fundamental para llevar a la mujer al término de un embarazo saludable y sin complicaciones.

 

Fuente: cambio16.com