Claves para que estas fiestas no acaben con tu salud física y mental

Las costumbres de las fiestas de diciembre cambian este año gracias al contexto del Covid-19. Sin embargo hay para quienes puede ser un alivio y otros extrañen compartir grandes reuniones.  Sea como sea, no pierdas de vista tu bienestar.

A poco tiempo de disfrutar de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, y estando en la última recta de este año, algunos expertos ofrecen recomendaciones básicas para que las fiestas no acaben con tu bienestar físico, emocional y, por supuesto, económico.

Es indudable que la Navidad podría llegar a ser una de las épocas más estresantes del año. La elección de regalos, presión de las compras de último minuto y las expectativas de la unión familiar pueden agotarte. Sumemos a esto las restricciones, los protocolos, las dificultades para trasladarse y los altibajos emocionales que se han ido sumando en este año. Por eso, estas sencillas recomendaciones podrán ayudarte a reducir la tensión para que puedas generar un ambiente de mayor bienestar para vos y con quienes elijas compartir.

  1. Planear con anticipación.

Esto es algo que se repite mucho pero es tan común dejar para la última hora detalles como decoración, limpieza o el menú, entre otros pendientes. No es lo más saludable, menos si debemos considerar en este contexto actual, que los comercios tienen horarios restringidos. Por eso mejor organizar un pequeño calendario donde reservar días dedicados a cada compra, o a cocinar u otras actividades. Esto hará más ligera la carga y podrías administra mejor tu tiempo sin presiones.

  1. Respetar el presupuesto.

Antes de realizar algún gasto es esencial planearlo. Lo ideal es hacer una lista de ingresos y de lo que necesites comprar (regalos, alimentos, desembolsos extras). Deberás decidir cuánto dinero puedes y deseas gastar. Apegarte a tu presupuesto real y evitar que la emoción te gane al hacer uso de las tarjetas de crédito. Cada persona tiene necesidades de consumo distintas y presupuestos diferentes. Ser un consumidor inteligente es reconocer si la forma en que estás consumiendo es la adecuada. Esto representa un beneficio a tus finanzas personales.

  1. Cuidar el peso corporal.

Es de esperarse, y también está comprobado científicamente, que durante esta época de fiestas la tendencia es engordar. Por si no tuviéramos bastante con esto durante este año de confinamiento, los suculentos menús tradicionales propensa la tendencia. La recomendación es que 20 minutos antes de la comida o cena tomes un pequeño aperitivo, no necesariamente alcohólico. De hecho saber elegir las bebidas alcohólica hará que consumas hasta 60% menos calorías. Con este truco comerás menos al momento de sentarte a la mesa.

  1. Preparar platillos saludables.

Para cuidar no solo tu salud, también tu figura, se aconseja calcular la cantidad de porciones según el número de invitados. Esto ayuda a evitar la tentación del “recalentado”. Lo mejor es preparar menús que incluyan carnes y pescados blancos, como el pavo o bacalao, ya que aportan pocas calorías.

  1. Sobrellevar la tristeza.

Está claro que para numerosas personas, la Navidad puede traerles recuerdos tristes o estar en momentos difíciles. Para ello los terapeutas recomiendan identificar las situaciones y pensamientos que la originan y así tratar de sobrellevarla. Las causas pueden ser por la soledad, una reciente ruptura, añorar a alguien que ya no está, no haber alcanzado algunas metas.

Una iniciativa es dejar fluir el sentimiento para aliviarlo, por ejemplo escribir una carta en donde expreses tu sentir. Llorar lo necesario te ayudará también a aliviarte para poder seguir adelante y disfrutar de lo que sí tenés. También podrías enlistar todas tus bendiciones, agradeciendo las cosas que disfrutas y lo que tengas.

  1. Tomarse un respiro.

Para no terminar en el agotamiento en estas fechas, y con todo lo que hemos pasado este año, podrías reservar tiempo para ti. Por ejemplo, pasá a solas 15 minutos, sin distracciones. Usa este tiempo para relajarte, repasar momentos agradables o para meditar. Una técnica es realizar profundas respiraciones, esto te restaura emocionalmente y trae calma interior. Otras opciones son salir a caminar, escuchar música alegre o leer un libro.

  1. Evitar contagios.

Sobre todo, no olvidemos que el riesgo de contagios prevalece. Por ello mantené presente el protocolo de prevención y seguridad lavando tus manos con frecuencia y secándolas bien, consumir alimentos ricos en vitamina C, evitar tocarte la boca, nariz u ojos con las manos después de saludar a alguien. Un contexto seguro hará que todos puedan disfrutar de estas fechas.

  1. Evitar excesos.

Las fiestas navideñas son celebraciones en donde fácilmente podemos caer en excesos. Se recomienda estar vigilantes, sobre todo, en aquellas personas que padecen una enfermedad cardiovascular o diabetes. Se deben ajustar las cantidades de sal y azúcares en las comidas para no sufrir descompensaciones, así como vigilar el consumo de alcohol.

  1. No abandonar hábitos saludables.

Es una fecha en la que no se deben abandonar los hábitos saludables. El consejo es tomar refrigerios saludables antes de las comidas navideñas para no caer en la ansiedad por comer cosas dulces, queso o bebidas alcohólicas. Dormir lo suficiente y continuar con actividad física regular todos los días. En estas fechas idealmente debemos cuidar que “la excepción no se vuelva la regla”. Los excesos generan diversos problemas de salud y la ansiedad por comer puede alterar el equilibrio emocional.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com