Razones para no tirar la semilla de palta nunca más

Razones-para-no-tirar-la-semilla-de-palta-nunca-mas

Aunque de sabor amargo vale la pena incluir la semilla de la palta en la rutina diaria porque aporta antioxidantes y tiene propiedades anti-inflamatorias.

La palta (en otras regiones del continente americano también se le llama aguacate) es un fruto delicioso y versátil que desde hace mucho tiempo se incluye con facilidad en los diferentes tipos de dietas. Durante muchos años se dudó sobre sus propiedades, ya que se decía que engordaba debido a su elevado índice de calorías y grasas. No obstante, con el paso del tiempo se demostró que sus cualidades nutricionales eran de la más alta calidad y sus grasas saludables.

Ahora lo que se está intentando probar es que la semilla también es una fuente significativa de compuestos que benefician en muchos aspectos a la salud. Y se descubrió que existen algunas propiedades que han sido comprobadas y son las razones por las que no habría que tirarlas nunca más.

  1. Reducen el colesterol: se estima que la semilla de palta contiene alrededor del 70% de sus aminoácidos esenciales, por lo que tiene la capacidad de apoyar el control de los niveles altos de colesterol para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades en el sistema cardiovascular.
  1. Contienen fibra: en ellas puede haber más cantidad de fibra que en cualquier otro alimento. La fibra es un nutriente que apoya el funcionamiento digestivo al mejorar la capacidad para absorber otros nutrientes y estimular el tránsito intestinal.
  1. Combaten la inflamación: podrían ayudar a controlar el proceso inflamatorio del cuerpo, reduciendo a su vez el efecto en tracto gastrointestinal. En varios lugares de Sudamérica lo utilizan como remedio para combatir las infecciones y los problemas estomacales.
  1. Fortalecen el sistema inmunológico: gracias a sus compuestos fenólicos, este alimento puede detener las infecciones virales y bacterianas al fortalecer el sistema inmunológico.
  1. Frenan el envejecimiento prematuro: más del 50% de los antioxidantes de la palta están en su semilla, este compuesto previene envejecimiento prematuro. Al mismo tiempo, estimula la producción de colágeno en la piel para mantener una apariencia tersa y libre de arrugas por más tiempo.
  1. Cabello fuerte y brillante: su aplicación sobre el cabello le proporciona nutrientes y brillo. De hecho, hay quienes aseguran que es uno de los mejores remedios contra la caspa, los piojos y liendres.
  1. Ayudan a perder peso: gracias a su capacidad para controlar los niveles de glucemia en la sangre regulan el metabolismo y proporcionan sensación de saciedad.

Existen también otras propiedades reconocidas por el uso popular pero que científicamente aún no fueron comprobadas:

  • Afrodisíaco para aumentar la líbido.
  • Revitalizante para casos de cansancio y agotamiento.
  • Previene el crecimiento de tumores, gracias a su contenido en flavonol.
  • Previene la epilepsia.
  • Elimina rápidamente la aparición de granos y forúnculos, aplicado tópicamente, ya que los ayuda a madurar y a secarse.
  • Regular los trastornos de la tiroides.
  • Es un buen suplemento para tratar naturalmente el asma.

¿Cómo se consume?

La semilla de la palta tiene un sabor amargo y astringente, por eso lo primero que se debe hacer para consumirla es quitarle la capa fina de piel marrón, rallarla y, opcionalmente, tostarla a fuego bajo mientras va adquiriendo un color rojizo.

Con esta ralladura se puede:

  • Preparar una infusión, hirviéndola durante 10 minutos y dejándola reposar otros 5, para ir tomándola a lo largo del día.
  • Usarla como guarnición en ensaladas, sopas, guisos, platos de arroz o pasta, etc.
  • Si se tuesta puede molerse (en un molinillo de café por ejemplo) y conservar en polvo.

Advertencia: el abuso de la semilla puede provocar estreñimiento debido a su contenido en taninos.

Para el uso tópico:

  • Machacarla y las mezclarla con alcohol, dejando macerar el preparado durante al menos una semana. Usar este alcohol para realizar masajes y fricciones en el caso de dolores articulares o musculares. Para las migrañas masajear suavemente las sienes y las cervicales.
  • Con el polvo de la semilla se puede también preparar emplastos para aplicar en granos y forúnculos, haciendo así que se sequen con rapidez. Mezclar el polvo con agua caliente y crear una pasta, aplicar en la piel durante 5 o 10 minutos hasta que se seque. Se puede repetir la operación diariamente hasta notar mejoría.
  • Para un cabello brillante y para combatir la caspa: rayar la semilla y en crudo, sin tostar, mezclar con aceite de ricino y dejar macerar un día. Después se fricciona con ella el cuero cabelludo y cubrir la cabeza con una toalla o film, dejar actuar una hora y lavar bien. Este tratamiento no es recomendable.

 

Fuente: mejorconsalud.com