Descubrí cuál es el secreto del antienvejecimiento

Descubri-cual-es-el-secreto-del-antienvejecimiento

Los polifenoles son antioxidantes con muchísimas propiedades y beneficios para nuestra salud pero destacan en la lucha contra los radicales libres.

Nuestro organismo, a consecuencia del transcurso de su metabolismo, produce radicales libres, unos agentes oxidantes que causan deterioro celular. Estas moléculas, si son generadas en exceso, tienen efectos perjudiciales diversos, pueden dañar a los tejidos y el ADN, alterar las proteínas y a las reacciones enzimáticas, destruyen las partes fundamentales de la célula, perjudicando su funcionamiento vital y producen oxidación de los lípidos por lo que se generan más radicales libres.

En general los radicales libres en exceso debilitan al organismo por lo que su fortaleza para combatir las enfermedades se ve considerablemente reducida. Y todas estas disfunciones orgánicas llevan a un envejecimiento acelerado del cuerpo.

Existen determinadas situaciones muy comunes en nuestros días, que aumentan la producción de radicales libres, como la contaminación ambiental, una alimentación inadecuada con excesiva presencia de metales pesados, aditivos, pesticidas; los hábitos tóxicos (como fumar), la práctica excesiva o la ausencia radical del ejercicio físico; una exposición excesiva a las radiaciones solares y el estrés.

 

Antioxidantes con propiedades curativas

Nuestro organismo, para evitar la excesiva proliferación de radicales libres, segrega ciertas enzimas antioxidantes. Sin embargo, éstas no son suficientes: debemos aportar ciertos nutrientes de nuestra dieta para neutralizarlos. Cuantos más radicales libres se formen, más antioxidantes serán necesarios.

Entre las fuentes exógenas de antioxidantes, se encuentran los elementos fitoquímicos. Éstos actúan como antioxidantes al proteger a las plantas y a los animales que los consumen. Se trata de unas sustancias químicas naturalmente presentes en las plantas, que son las responsables de darles color y sabor, de protegerles frente a los rayos ultravioleta y frente a las infecciones e inclemencias de su entorno.

Dentro de estas sustancias, se encuentra el grupo de los Polifenoles, con un claro componente antienvejecimiento. Y se dividen en 2 grandes subgrupos: los flavonoides y las isoflavonas.

 

Alimentos ricos en polifenoles:

  • Uvas.
  • Arándanos.
  • Frutillas.
  • Frambuesas.
  • Granada.
  • Remolacha.
  • Berenjena.
  • Trigo sarraceno.
  • Vegetales rojizos y morados.
  • Soja.
  • Té verde.
  • Vino tinto.
  • Lentejas.
  • Guisantes.

 

Hoy en día, por los cultivos intensivos, la pérdida de los nutrientes es elevada. Cabría señalar que para asegurar un aporte de antioxidantes suficiente, los alimentos deberían de ser frescos y de buena calidad.

Los polifenoles son sensibles al calor, por lo que con las altas temperaturas se destruye parte de ellos.

Habría que añadirlos a nuestra dieta en forma de crudos o bien a través de cocciones cortas y bajas temperaturas.

 

Fuente: vidasanaweb.com.ar