Todo lo que tenés que saber sobre la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a la densidad de la masa ósea. Lo que provoca que los huesos se vuelvan más frágiles y que las actividades cotidianas conlleven mayor dificultad.

Cada vez más personas sufren osteoporosis a edades más tempranas. Por este motivo, es importante conocer a fondo esta enfermedad, sobre todo si existen antecedentes familiares que la padecen. De este modo, será posible tomar acciones de prevención que puedan combatirla o sobrellevarla.

¿Qué es la osteoporosis?

Una enfermedad que se caracteriza por la disminución de la densidad de la masa ósea. Esta patología hace que los huesos se vuelvan más frágiles y porosos. Como consecuencia, estos pierden resistencia ante los golpes y los hace más propensos a sufrir algún tipo de fractura o microfractura con más facilidad.

La debilidad ósea se localiza, sobre todo en la cadera, en la columna vertebral y en las muñecas.

Causas

Las causas más frecuentes que pueden derivar en una osteoporosis son las siguientes:

  • Edad: a medida que las personas se acercan a la ancianidad los huesos tienden a perder fuerza.
  • Menopausia: los cambios hormonales aumentan la predisposición a sufrir osteoporosis. Habrá que vigilar más, por lo tanto, factores como el tabaquismo, el sedentarismo, el sobrepeso y el consumo de medicamentos como los corticoides.
  • Dieta pobre en calcio: el calcio es un mineral imprescindible que aporta los nutrientes necesarios para fortificar los huesos. Se encuentra en la leche y derivados lácteos, el pescado azul y los frutos secos, entre otros alimentos.
  • Estilo de vida sedentario: la práctica habitual de ejercicio ayuda a que los huesos tengan unos niveles densitométricos correctos.
  • Excesivo consumo de alcohol y café.
  • Origen: existe una mayor tendencia a la osteoporosis en personas de origen caucásico y asiático.
  • Cirugía gastrointestinal: las operaciones de reducción de estómago limitan el área intestinal por donde se absorben los nutrientes como el calcio.
  • Otras posibles causas menos conocidas son: intorelancia al gluten, varones con testosterona baja, enfermedades hepáticas importantes o incluso el deporte profesional y de alto rendimiento en mujeres.

Síntomas

La osteoporosis recibe también el sobrenombre de epidemia silenciosa, ya que, por lo general, no presenta síntomas identificables. Suele descubrirse cuando ya se ha producido la fractura de algún hueso y, por lo tanto, ya resulta demasiado tarde la prevención.

No obstante, si el deterioro de los huesos es ya considerable o importante, aparecen los siguientes síntomas o señales:

  • Encorvamiento de la columna.
  • Pérdida de estatura.
  • Predisposición a la fractura de huesos.

¿Cómo diagnosticar la osteoporosis?

Para diagnosticar esta enfermedad son necesarias varias pruebas clínicas. En primer lugar se realiza una historia clínica detallada del paciente y sus antecedentes familiares.

Luego se efectúa una exploración física. Y se procede a tomar muestras de sangre y orina para su posterior análisis. En paralelo se realizan radiografías de la columna para evaluar la posible deformidad o curvatura.

La prueba por excelencia para diagnosticar la densidad y estado del hueso afectado es la densitometría.

Tratamiento

El tratamiento para combatir esta enfermedad varía según el paciente y su historial médico. Al margen de la medicación, esta terapia conlleva un cambio en el estilo de vida.

La función de la mayoría de los medicamentos contra la osteoporosis es retrasar la descomposición de los huesos. La elección de uno u otro tratamiento, que realiza el médico, depende de la respuesta al medicamento por parte del paciente, de su correcta administración e incluso de los costos.

Lo más importante es acudir al médico y seguir sus indicaciones, ya que la osteoporosis es una enfermedad y debemos ponernos en manos de un profesional para tratarla correctamente. Si tenés dudas o consultas, comunícate con nuestros especialistas.

Fuente: mejorconsalud.com