Señales de que podría ser fibrosis quística

De acuerdo a la Asociación Argentina de Fibrosis Quística, en Argentina nacen alrededor de 400 chicos al año con esta enfermedad hereditaria, congénita y crónica. Pero sólo el 5% por ciento de estos casos son detectados.

De no atenderse a tiempo, la Fibrosis Quística puede ocasionar la muerte a temprana edad (infancia o adolescencia). Por eso, las campañas contra esta enfermedad implican el diagnóstico precoz en las pruebas neonatales para cada bebé que nace con o sin antecedentes.

De esta manera no sólo se puede tomar la enfermedad a tiempo y mejorar la calidad de vida de los niños, sino también evitar las peores consecuencias que acarrea. Incluyendo en familias donde la enfermedad no fue detectada previamente en alguno de sus miembros y desconocen su condición.

¿Cómo se origina?

La asociación detalla que la fibrosis quística es una alteración congénita en el transporte de agua y sales, en las células que recubren los órganos y tejidos del cuerpo; afecta principalmente al aparato respiratorio y digestivo.

Se crea un moco anormal y pegajoso que bloquea los conductos respiratorios y proporciona un ambiente ideal para el desarrollo de infecciones. Así como el flujo hacia el intestino de enzimas pancreáticas, necesarias para la digestión.

Para que la enfermedad se desarrolle, ambos padres deben tener el gen FQ. De ser así, cada embarazo tendrá 25% de probabilidades de tener un hijo con el padecimiento. 50% de posibilidad que solo sea portador del gen y 25% de que esté completamente sano.

Síntomas de la Fibrosis Quística

  • Tos crónica, falta de aire con la actividad física, infecciones pulmonares frecuentes (neumonías, bronconeumonías, broncquiolitis, etc.), así como sinusitis crónica.

  • Ileo meconial, es una obstrucción del intestino localizado con excremento o meconio.

  • Deshidratación por pérdida excesiva de sal a través del sudor.

  • Desnutrición en diversos grados y el abdomen ligeramente abultado.

  • Diarrea crónica o evacuaciones con grasa.

Ante cualquiera de estos síntomas, te recomendamos acudir al médico para analizar si la fibrosis quística podría estar dentro del diagnóstico de tu malestar.

Si ya te atendiste en la clínica, pedí un turno ahora, clikea acá y accedé al turnero on line.

Fuente: salud180.com