Prestá atención para saber si necesitás visitar a un cardiólogo

Muchas veces los pequeños malestares cotidianos pueden convertirse en síntomas de un problema cardíaco. Para el trabajo, para el gimnasio o para la vida diaria en general, no pases por alto llevar un control sobre la salud de tu corazón.

Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en todo el mundo, más que cualquier tipo de cáncer u otra enfermedad crónica. Citando un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 17.3 millones de personas mueren en el mundo como consecuencia de las enfermedades cardiovasculares y se estima que, para 2030, la cifra ascienda a 23 millones de personas al año.

¿Por qué las enfermedades cardíacas causan tantas muertes? Es cierto que muchos de los problemas del corazón son el producto de una mala alimentación, un estilo de vida sedentaria, la  contaminación ambiental o el tabaquismo, entre otros. Sin embargo, una de las razones por las que este problema de salud deja tantas muertes en el mundo es porque las personas no prestan atención a las señales de alerta o síntomas y tardan mucho en buscar ayuda profesional para prevenir la peor de las consecuencias.

La mayoría de los síntomas de problemas cardíacos no son severos y se pueden llegar a confundir con las señales de otras enfermedades. Y los controles con el cardiólogo no son frecuentes, de hecho hasta ni siquiera se realizan hasta que se presenta alguna complicación compleja.

Conocer la sintomatología de las enfermedades cardíacas puede ser determinante para salvar la vida; por tanto, informarse y estar al tanto de la misma es una forma más de prevención. Sobre todo si tenés antecedentes, más de 30 años, fumás, no haces actividad física regularmente, vivís estresado o en tu familia hay casos de enfermedades cardiovasculares. Prestá atención a estos detalles:

Mareos y dificultad para respirar

Los mareos y dificultad para respirar son señales que pueden indicar un ataque cardíaco. Este tipo de síntomas puede generar a su vez pérdida del conocimiento e indicar anormalidades en el corazón, como es el caso de las arritmias.

Fatiga

Afecta en especial a las mujeres y puede ocurrir durante un ataque cardíaco, o en horas, días o semanas previas al mismo. El hecho de sentirse cansado con frecuencia puede ser una señal de que hay algún tipo de insuficiencia cardíaca. Por supuesto, este síntoma también puede ser una señal de otra enfermedad o trastorno de salud. Para esto, lo mejor es consultar al médico con el fin de recibir un diagnóstico adecuado.

Náuseas o falta de apetito

Muchas personas experimentan náuseas y vómitos en momentos previos a sufrir de un ataque cardíaco. Además, un síntoma como la hinchazón abdominal asociado con la insuficiencia cardíaca puede interferir con el apetito.

Dolor en el cuerpo

El dolor en el pecho es el más común cuando se está sufriendo de un ataque al corazón. No obstante, este dolor puede extenderse por los hombros, los brazos, los codos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el abdomen. De hecho, en algunos casos el dolor en el pecho no se manifiesta, pero sí en las demás áreas mencionadas.

Pulso irregular

Una alteración en el pulso de manera ocasional se puede considerar como algo normal. Sin embargo, cuando dicha irregularidad viene acompañada de síntomas como debilidad, mareos o dificultad para respirar puede ser una señal de ataque al corazón, insuficiencia cardíaca o una arritmia.

Falta de aire

Perder el aliento sin estar haciendo mayor esfuerzo, o en reposo, puede ser un signo de una enfermedad pulmonar como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Asimismo, podría indicar un ataque al corazón o una insuficiencia cardíaca. Durante un ataque al corazón, la dificultad para respirar o falta de aliento puede venir acompañada de molestias en el pecho, aunque no en todos los casos.

Sudoración y dolor de cabeza

Sudar frío, especialmente cuando se está en posición de reposo, es una señal de ataque al corazón. Este síntoma se presenta previamente al episodio.

Inflamación

Sufrir de una insuficiencia cardíaca puede provocar la acumulación de líquidos en el organismo. La hinchazón se hace evidente en los pies, tobillos, piernas o abdomen.

El 1, 2 y 3 para estar atento y prevenir

Otras tantas situaciones de la vida cotidiana pueden también ser indicadores importantes a la hora de determinar la salud con el cardiólogo. No dejes de pedir un control periódico con tu médico, cuando el malestar gastrointestinal persiste y aparece el hipo, indigestión, nauseas, sudoración o mareos con frecuencia. Prestá atención sobre todo si tenés:

  1. Disfunción eréctil: en la mayoría de los casos tienen más que ver con problemas arteriales.
  2. Ronquidos: éstos y la apnea del sueño están asociados a la fibrilación auricular.
  3. Dolores de estómago: dispepsia, ardor, indigestión son bastante comunes, pero si los pinchazos y el ardor se desplazan hasta la parte superior del abdomen, podrían estar señalando daños en el corazón e incluso un infarto.
Fuente: mejorconsalud.com; elconfidencial.com