¿Por qué son importantes las vacunas?

Sobre todo para los niños y las mujeres embarazadas, las vacunas ayudan a reducir las probabilidades de contraer muchas enfermedades que podrían ser devastadoras. Conocé por qué es necesario que mantengas tu carnet de vacunación al día.

Las vacunas son muy importantes tanto para los bebés como para las madres, ya que sirven para prevenir enfermedades infecciosas que pueden afectar seriamente la salud. La mayoría de las vacunas son aplicadas en el momento que nace el bebé y hasta los dos años de vida. Por este motivo hay que mirar bien el calendario de vacunación y hablar con el médico para que acompañe y guíe sobre el calendario y las necesidades de cada caso.

Las vacunas por lo general son muy seguras y no producirán daños. Puede existir un dolor muy leve en la zona de la aplicación y en algunos casos puede producir fiebre, pero son sítomas pasajeros que no afectarán la salud integral.

¿Qué hay que saber?

Las vacunas son medicamentos biológicos que, aplicados a personas sanas, provocan la generación de defensas (anticuerpos) que actúan protegiendo ante el contacto con los agentes infecciosos contra los que se vacuna, evitando la infección o la enfermedad.

La mayoría de las vacunas son medicamentos elaborados a partir de los agentes infecciosos, tratados e inactivados para eliminar su capacidad de producir enfermedad, pero sí manteniendo su capacidad de estimular la respuesta protectora del sistema inmunológico de la persona que ha sido vacunada.

Las vacunas se aplican a través de una inyección o por vía oral. En muchos casos son necesarias varias aplicaciones para conseguir que el efecto protector se mantenga durante años. Para facilitar la aplicación correcta de las vacunas en niños y niñas, el gobierno ha elaborado un Plan Nacional de Inmunización.

No ha que olvidar que los niños prematuros/as necesitan prevenir enfermedades por lo que no es bueno suspender la administración de vacunas. Deben vacunarse según su edad cronológica, por ejemplo, si tiene 2 meses de nacido debe recibir las vacunas que reciben los niños/as de esa edad, sin importar cuánto se adelantó su nacimiento.

Respuesta a preguntas frecuentes

  • Las vacunas no contienen componentes que puedan ser nocivos para la salud.
  • Si se te pasó alguna vacuna, no es necesario reiniciar el calendario, solo se sigue con la que le corresponda, así como los refuerzos que estén contemplados para cada dosis. El calendario es una guía que ayuda a los padres.
  • La desventaja de atrasarse en el calendario es que, sobre todo los bebés, quedan expuestos y resultan mucho más vulnerables a enfermar
  • Se debe llebar un registro (existen los carnets oficiales) desde el momento de nacimiento del bebé y siempre tiene que estar actualizado con cada vacuna que se aplique.
  • Los jóvenes y adultos también deben de vacunarse contra algunas enfermedades para que no vuelvan o para aquellos adultos que están en contacto con bebés o niños.
  • Las vacunas benefician tanto a las personas vacunadas como a las personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno, ya que la enfermedad será contrarrestada en elgún momento de la cadena de contagion evitando su expansión.
  • Siempre es necesario consultar con el pediatra o centro de salud cuál es la mejor opción para cada caso.
  • Si una vacuna ha originado algún tipo de reacción o se ha manifestado algún síntoma de enfermedad, se trata de procesos naturales del cuerpo hacia un componente ageno, pero en nada implica que por esta razón se deban evitar o no cumplir con el calendario oficial.
Fuente: bebes-embarazo.com, mamaybebe.cl