Mujer: lo que tenés que saber para proteger su corazón

Antes que nada, que los problemas del corazón no son exclusivamente de los hombres. Y que de hecho, las mujeres son más propensas a cierto tipo de afecciones. Conocé de qué y cómo cuidar tu salud cardíaca.

Aunque a muchas mujeres les preocupa más contraer cáncer de mama antes que una enfermedad cardiovascular, las estadísticas en gran parte del mundo, indican que la causa principal de muerte entre las mujeres, es la enfermedad del corazón. El peligro es enorme y va en aumento, por lo que es una preocupación global.

Hay distintos tipos de enfermedades del corazón, pero la más común es la enfermedad arterial coronaria, que se desarrolla gradualmente mediante un proceso que se denomina ateroesclerosis. ¿En qué consiste? Se trata de la acumulación de placa o depósitos de colesterol en las paredes internas de los vasos sanguíneos. Esa placa se puede formar poco a poco en los vasos sanguíneos o arterias del corazón o coronarias directamente y obstruir (tapar) el flujo de la sangre y causar un ataque al corazón. O bien, esta placa puede formarse en un vaso sanguíneo o arteria en otra parte del cuerpo, romperse y crear un coágulo que viaje por el torrente circulatorio y que puede tener el mismo efecto, bloquear el flujo de sangre en las arterias del corazón causando un ataque cardíaco también conocido como infarto.

¿Sabías que la enfermedad del corazón es la causa principal de muerte entre las mujeres en muchos países? Por eso debés de tener presente además, que cerca de dos tercios de las mujeres que sufren de un ataque cardíaco no se recuperan completamente (en un ataque cardiaco parte del músculo del corazón puede dañarse o morir). Esto sucede, en parte, porque se desconocen los síntomas (los achacan a otros padecimientos) y porque van al médico o a la sala de emergencias mucho después que los hombres.

Identificación del riesgo

Adoptar hábitos de vida saludables, puede disminuir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón ¡hasta en más de un 80 por ciento!

Lo primero que se debe hacer para empezar a cuidarse es reconocer factores de riesgo:

  • Colesterol alto (junto con los triglicéridos elevados, que son otro tipo de grasa en tu sangre, contribuye a tapar tus arterias).
  • Presión alta (hipertensión).
  • Diabetes (el azúcar elevada en la sangre afecta los vasos sanguíneos).
  • Sobrepeso (el problema es que, cuanto mayor sea tu peso, más tiene que trabajar tu corazón).
  • Fumar (la nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen y esto obliga a tu corazón a esforzarse más para que la sangre circule por tu cuerpo).
  • Llevar una vida sedentaria.
  • Tener antecedentes familiares.
  • Tener más de 55 años.

Si tenés más de tres de esos factores de riesgo, es necesario que comiences a adoptar hábitos más saludables.

Hábitos saludables para el corazón

  • Dieta saludable, que incluya frutas y verduras, y un peso saludable.
  • Reducción de azúcares para el control de la diabetes
  • Reducción de grasas para el control del colesterol
  • Dieta baja en sodio para mantener a raya la hipertensión
  • Práctica de deportes o ejercicios de manera regular
  • Evitar el sedentarismo, es clave para controlar todos los puntos anteriores.
  • Nada de cigarrillos o productos con tabaco.
  • Extra limitación del alcohol (no más de una bebida por día).
  • Control del estrés

En caso de estar medicado por alguno de los factores de riesgo, es necesario tomarlos y seguir al pie de la letra las indicaciones del médico.

Síntomas y acción

Mientras vas sumando nuevos hábitos saludables a tu rutina, aprendé también a reconocer los síntomas de un ataque cardíaco, que son distintos en las mujeres que en los hombres.

Es cierto que un dolor en el pecho o en el brazo izquierdo pueden ser síntomas claros de un ataque al corazón, pero para las mujeres no son los únicos ni los más fuertes. Cuando una mujer sufre un ataque al corazón, puede tener otros síntomas diferentes a los típicos:

  • Falta de aire
  • Mucho cansancio sin causa aparente
  • Sudoración
  • Mareo
  • Náusea o vómito
  • Dolor de cuello, de espalda, de hombros o de quijada
  • Malestar en el abdomen

Muchas mujeres no le prestan atención a estos síntomas porque no creen que puedan ser graves o porque no saben que son señales de alerta de que hay un problema con su corazón. Por eso no buscan ayuda y reciben atención médica demasiado tarde.

Recordá que detectarlos a tiempo y pedir asistencia inmediata puede salvar tu vida.

 

Fuentes: vidaysalud.com