Los 11 primeros síntomas del Alzheimer (y su explicación)

Una enfermedad neurodegenerativa que puede dar estas señales para llegar a una consulta a tiempo. El tratamiento precoz ralentiza su avance y puede aliviar los síntomas en el paciente.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa un daño serio en el cerebro y mata muchas neuronas, afectando a las conexiones entre éstas. Esto tiene un efecto a nivel conductual y a nivel cognitivo, y afecta, entre muchas otras cosas, a la memoria.

El Alzheimer es una demencia de tipo cortical y es de las más frecuentes y conocidas.  Generalmente, la enfermedad avanza de manera gradual, por eso es imprescindible la detección y el diagnóstico temprano. El tratamiento en las primeras etapas de la enfermedad puede aliviar los síntomas y ralentizar su avance.

La causa exacta de esta enfermedad es aún desconocida. Los datos científicos apuntan a la idea de que existen unas malformaciones en dos proteínas que se encuentran en el cerebro. Los estudios concluyen que éstas están presentes en etapas muy tempranas del Alzheimer y se encuentran en un área del cerebro específica en la formación de la memoria y el procesamiento de la información. Esto puede proporcionar información importante para el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Síntomas tempranos del Alzheimer

Entonces ¿qué comportamientos se presentan en los momentos iniciales de la enfermedad? Estos son los primeros síntomas y signos característicos de las personas con Alzheimer en etapas tempranas.

1. Caídas frecuentes

Aunque las caídas son algo frecuentes en la tercera edad, aún lo son más en personas que sufren Alzheimer. Esto es lo que encontró un estudio en el que participaron 125 sujetos adultos y a los que se les hizo un seguimiento de la frecuencia con la que en un período de ocho meses se caían o tropezaban.

Resulta que cuando el grupo de investigadores realizó las pruebas de escáner cerebral, los sujetos con Alzheimer se habían caído más. Las caídas son habituales en las personas con esta enfermedad debido a la deambulación o la falta de orientación. Asimismo, estos individuos suelen presentar trastorno hipercinético, que les hace estar más activos y moverse más, aumentando las probabilidades de caída.

2. Olvido en aspectos de la rutina

Los problemas de memoria son característicos en el Alzheimer, por lo que en la etapa temprana de la enfermedad es posible detectar que el recuerdo de estas personas falla. La manera más fácil de observarlo es en los objetos funcionales y aquellos que se usan a diario. Por ejemplo, la persona no recuerda donde se guardan las llaves o los platos sucios. Tiene serias dificultades para llevar a cabo tareas sencillas que antes hacía con normalidad.

3. Incapacidad para reconocer el sarcasmo

Las personas con Alzheimer no comprenden el sarcasmo, por lo que ante esta situación pueden volverse extremadamente serios y tomarse las cosas de manera literal. Un estudio de la Universidad de California en San Francisco, encontró que los pacientes de Alzheimer y aquellos con enfermedad frontotemporal no reconocían el sarcasmo en los encuentros cara a cara.

La causa parece estar en que el hipocampo posterior del cerebro se ve afectado con la enfermedad de Alzheimer, y es una región donde se almacena la memoria a corto plazo, lo que afecta al sarcasmo.

4. Pérdida de pertenencias

Se ha comentado que las personas con Alzheimer pueden olvidar aspectos de la rutina, como no saber dónde guardar las llaves o no acordarse de si han comido o no a lo largo del día. Esto causa que muchas veces pierdan sus propias pertenencias, por no saber dónde las han puesto. Es frecuente que incluso pongan sus cosas en lugares equivocados, por ejemplo, el reloj en la heladera.

5. Cambios en su comportamiento social

Las personas con Alzheimer muestran una serie de comportamientos que hacen pensar que algo les está ocurriendo. Su forma de comportarse en lo que a sus proyectos se refiere va cambiando o deja de hacer los hobbies de los que tanto disfrutaba anteriormente. La persona cada vez va retirándose de la vida social y es posible que duerma más o pase más tiempo mirando la televisión en vez de socializar con otras personas.

6. Dificultades en la solución de problemas

Es frecuente que los enfermos tengan dificultades para solucionar problemas. De hecho, les resulta complicado hacer operaciones matemáticas o seguir una serie de directrices. Por ejemplo, sería muy complicado que pudieran seguir una simple receta culinaria.

7. Cambios de humor

Los cambios de humor son habituales en las personas enfermas de Alzheimer, que pueden llegar a ser muy problemáticas e incluso conflictivas en etapas avanzadas. De hecho, su personalidad cambia de manera radical a medida que la enfermedad va avanzando, y los familiares son los que más sienten este comportamiento.

La ansiedad, la tristeza, el miedo o la frustración son emociones que pueden padecer estos sujetos con frecuencia. Se pueden enfadar fácilmente tanto en su hogar como en lugares donde están fuera de su ambiente.

8. Confusión respecto al tiempo y los lugares

Los individuos con esta enfermedad pueden estar confusos respecto a la hora y el lugar. Dicho de otro modo, se pueden sentir desorientados y pueden perderse con cierta facilidad.

9. Pérdida del sentido común

El juicio de una persona son sus opiniones y sus decisiones. Los individuos que sufren alzheimer pueden ver mermada esta capacidad, lo que provoca que presten menos atención a su autocuidado o que tomen decisiones poco entendibles y lejos del sentido común.

10. Agitación excesiva

No es nada raro que las personas con Alzheimer se sientan angustiadas o agitadas. Lo que causa que estén en continuo movimiento… La agitación suele ser el resultado del miedo, la confusión o por intentar comprender el mundo que comienza a no tener sentido en algunos momentos. Esto también causa los cambios de humor antes mencionados, y es una señal clara de que la persona está cambiando.

11. Dificultades para comunicarse

Con esta enfermedad, el lenguaje y las habilidades de comunicación del afectado disminuyen notablemente. Es muy común que incluso en el vocabulario se puedan apreciar estos síntomas: dificultades para encontrar la palabra correcta, llamar a las cosas por nombres equivocados, sustituir palabras familiares por algunas inusuales o incorrectas o llamar a los conocidos como si fuesen extraños (por ejemplo, a un amigo como “ese tipo”).

Fuente: salud.net.ar