La enorme carga de la demencia en Latinoamérica

La-enorme-carga-de-la-demencia-en-Latinoamérica

El Dr. Facundo Manes, líder mundial en neurociencias, hace un llamado público para afrontar el grave problema sanitario de latinoamérica.

El destacado neurocientífico argentino Facundo Manes ha publicado un texto en The Lancet Neurology que debería hacernos reflexionar como profesionales y como sociedad. La asistencia a las personas que padecen alguna forma clínica de demencia constituye un grave problema sanitario que amenaza con expandirse. En la actualidad, entre las personas mayores de 65 años de edad, la prevalencia de estas enfermedades es del 7,1%. Con el crecimiento poblacional proyectado al año 2030 se espera que 7,6 millones de personas en Latinoamérica se encuentren afectadas de demencia.

De acuerdo a lo que Manes comenta “las enfermedades del cerebro son la principal causa de discapacidad, más que el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Si la atención mundial de la demencia fuera un país sería la 18va economía más grande en el mundo”. Y agrega que: “es necesario plantear el impacto económico, político y social de estas condiciones neurológicas y las políticas públicas necesarias ¡más allá de los nichos de expertos!”

La región enfrenta los mismos desafíos que los países ricos pero con menor preparación y menos recursos. De acuerdo con los datos obtenidos de una investigación llevada a delante por su equipo de trabajo, muchos profesionales –incluidos neurólogos- hacen diagnóstico de demencia sin poder tipificarla. Pese a que existen algunos planes nacionales sobre el tema persiste sin resolver el problema de realizar un diagnóstico preciso y de brindar un cuidado efectivo de acuerdo a los estándares internacionales vigentes. Algunas de las debilidades señaladas son:

  • Imprecisión en el diagnóstico.
  • Inadecuado conocimiento de las diferencias entre el declive cognitivo normal del envejecimiento y la demencia clínica.
  • Insuficiente grado de alerta para la detección de signos tempranos de demencia.
  • Estigma social para las enfermedades mentales.
  • Dificultad de los pacientes y de sus familias para encontrar un cuidado apropiado.
  • Necesidad de adaptar los instrumentos de diagnóstico para personas con escaso nivel educativo.

La imperiosa necesidad de planes de asistencia a pacientes con trastornos cognitivos se inscribe en el requerimiento de planes globales de salud que los incluyan. Para que las intervenciones resulten efectivas y sustentables no deberían focalizarse exclusivamente en el tema de la demencia sino en la salud en general. Se hace necesario establecer puentes de trabajo colaborativo entre los sectores público y privado de la sanidad. El soporte de las familias y los cuidadores es asimismo relevante para el manejo de un tema que demanda la creación de redes de contención.
La investigación médica y la práctica clínica necesitan coordinar esfuerzos. La creación de “unidades de trastornos de la memoria” en hospitales y en centros ambulatorios son una verdadera necesidad. Estos dispositivos asistenciales permitirían el diagnóstico anticipado especialmente en pacientes con presentaciones complejas.

Las necesidades en el tema de la asistencia, investigación y educación sobre las demencias en Latinoamérica y el Caribe constituyen un verdadero desafío social. Los modelos efectivos de otros lugares del mundo podrían adaptarse a los contextos regionales.

El texto del doctor Facundo Manes es un llamado de atención que no puede ser desoído por los responsables de las políticas sanitarias, por los profesionales encargados de su asistencia, ni por la sociedad en su conjunto. Un líder mundial en la investigación en neurociencias hace un llamado a la responsabilidad y a la sensatez de quienes tienen en sus manos la posibilidad y la obligación de planificar un presente y un futuro acerca del que nadie puede sentirse ajeno.

Por: Daniel Flichtentrei para IntraMed
Fuente: facundomanes.com