Depresión: ¿cuándo alertarse?

¿Cuánta depresión es “normal”? Esto implica poder reconocer cuándo esa sensación de tristeza ocasional se transforma en un síntoma que es necesario consultar clínicamente.

¿Cuándo es una simple depresión y cuando es depresión clínica? ¿No recordás cuándo fue la última vez que estuviste alegre, hace días que no tienes apetito y a diario tienes que luchar para levantarte de la cama? ¡No te dejes caer!

Si respondiste afirmativamente a esta pregunta, entonces esto es mucho más que una simple depresión y puede ser una enfermedad más seria llamada Depresión Clínica. Poné atención a los síntomas, para que estés alerta y pidas ayuda cuanto antes. No dejes que la depresión clínica domine tu vida.

¿Por qué?

Cuando las cosas no salen como uno quiere, se sufre una pérdida importante o estás pasando por un mal momento, es muy normal deprimirse. La tristeza, la falta de ánimo o la sensación de soledad son respuestas comunes a los reveses de la vida. Además son emociones que te recuerdan que estás viv@, que sentís, que hay más que carne y hueso.

Pero cuando esos sentimientos duran más tiempo de lo normal y se vuelven cada vez más fuertes, tanto que a duras penas los puedés soportar, entonces ya dejan de ser normales y se convierte en una enfermedad conocida como Depresión Severa o Depresión Clínica.

Efectivamente, se trata de una enfermedad que puede afectar seriamente tu vida diaria, tu trabajo, tus relaciones con los demás y hasta tu salud física, cuando la dejás avanzar sin buscar ayuda y recibir tratamiento. Incluso a muchos los lleva a caer en adicciones o a pensar en el suicidio.

¿Cómo podés saber si estás pasando por algo más que “un par de días tristes”? Poné atención a los siguientes síntomas de depresión clínica.

Síntomas emocionales de la depresión clínica

  • Tristeza y sentimientos de “vacío” permanentes.
  • Desasosiego y ansiedad.
  • Inseguridad extrema y dificultad para tomar decisiones, hasta con los asuntos más simples de la vida.
  • Cambios de ánimo repentinos y extremos, pasando de la euforia al llanto inexplicablemente.
  • Sentimientos de culpa.
  • Irritabilidad, enojo, frustración.
  • Autoestima baja y pesimismo: sentir que no sos bueno para nada, o que no te sucede nada bueno.
  • Pérdida de interés para hacer cosas que te gustan.
  • Problemas para concentrarte y mala memoria a corto plazo.
  • Ideas de hacerte daño o pensamientos suicidas.
  • Síntomas físicos de la depresión clínica.
  • Algunos de los dos extremos del sueño: insomnio y dificultades para dormir o, al contrario, dormir en exceso.
  • Fatiga y cansancio durante el día, falta de energía, debilidad y agotamiento.
  • Comer en exceso y aumento de peso, o por el contrario, falta de apetito y pérdida de peso.
  • Deseo sexual bajo.
  • Dolores recurrentes, de cabeza, de la espalda, del estómago, que no se curan fácilmente con tratamiento.
  • Problemas digestivos.

Si has tenido cinco o más de estos síntomas durante dos semanas seguidas, puedes tener depresión clínica. No te preocupes, para esto están los profesionales de la salud mental que te ayudarán a sobrepasar de esta situación.

Un flagelo mundial preocupante

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas. Cada año se suicidan cerca de 800 mil personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no recibe esos tratamientos. Entre los obstáculos a una atención eficaz se encuentran la falta de recursos y de personal sanitario capacitados, además de la estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta. En países de todo tipo de ingresos, las personas con depresión a menudo no son correctamente diagnosticadas.

La carga mundial de depresión y de otros trastornos mentales está en aumento. En una resolución de la Asamblea Mundial de la Salud adoptada en mayo de 2013 se abogó por una respuesta integral y coordinada de los países al problema de los trastornos mentales. Por lo que la Organización Mundial de la Salud, reconoció a la depresión como una de las afecciones prioritarias en el Programa de acción para superar la brecha en salud mental (mhGAP). Cuyo objetivo consiste en ayudar a los países a ampliar los servicios para personas con trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias mediante la prestación de la asistencia por profesionales sanitarios que no son especialistas en salud mental.

¿Crees que este es tu caso? Buscá ayuda inmediatamente con un especialista o un profesional en salud mental. Entre más pronto te diagnostiquen la depresión clínica y recibas tratamiento, más rápido podrás dejar atrás estos días de tristeza que parecen interminables. En los Hospitales de atención gratuita y pública de todo el país, podés encontrar los gabinetes de atención psicológica en donde podés centralizar tus consultas.

Fuente: vidaysalud.com