Conocé las principales causas del cáncer de colon y cómo prevenirlo

Muchos factores pueden influir en la aparición del cáncer de colon y tiene una mayor incidencia en adultos mayores, con mayor incidencia en hombre que en mujeres. Hay algunos que no pueden evitarse, pero otros que sí y es será muy útil que los conozcas.

Las causas del cáncer de colon o cáncer colorrectal son variadas. Hay que tener en cuenta que en esta enfermedad, no solo influyen los factores genéticos y ambientales, sino también cuestiones relacionadas con la dieta (un consumo bajo de fibra y un alto consumo de grasas).

El cáncer de colon o cáncer colorrectal, ya que también puede afectar al recto, es el tipo de cáncer más frecuente en los hombres y suele tener mayor incidencia en adultos mayores de 50 años. 

Si bien la genética no puede evitarse, conocer los hábitos o situaciones que contribuyen al desarrollo de esta patología puede ser útil.

El cáncer de colon

El cáncer de colon es una proliferación incontrolada de las células del colon, el último tramo del intestino. Dicho crecimiento se debe a alteraciones en las células, que pierden su capacidad de funcionamiento normal. Estas alteraciones celulares, que se denominan «mutaciones», pueden heredarse o producirse a lo largo de la vida, debido a distintos agentes externos.

No se puede hablar de causas como tal sino de factores de riesgo. El cáncer es una patología multifactorial, intervienen muchas variables. Por lo que debemos profundizar en los factores de riesgo más relacionados con esta enfermedad.

La edad como factor de riesgo en el cáncer de colon

Conforme envejecemos, también lo hacen nuestras células. En nuestro organismo existen mecanismos para reparar los elementos que están dañados y no funcionan correctamente. Sin embargo, pueden producirse mutaciones en estos mecanismos de reparación, permitiendo que las células alteradas sigan dividiéndose sin repararse.

El paso de los años favorece que estas mutaciones se acumulen y acaben produciendo un daño celular significativo. Por esa razón la mayor parte de los cánceres aparecen en gente adulta. El rango de edad con mayor incidencia de esta patología es entre los 65 y los 75 años.

Factores ambientales

El cáncer de colon tiene un importante componente ambiental, influyen la dieta y algunos hábitos tóxicos. Conocer estos factores de riesgo tiene mucho interés ya que son evitables.

La dieta rica en carne roja y carnes procesadas, pero pobre en fibra es un factor de riesgo demostrado. La deficiencia de algunas vitaminas también puede predisponer a esta patología. Por ello, una dieta rica en vegetales y pescado puede ejercer un efecto protector, aunque no evita la aparición de esta enfermedad.

Un estilo de vida sedentario, sobre todo si asocia obesidad, también está relacionada con una mayor probabilidad de cáncer de colon. Y pueden intervenir hábitos nocivos como al alcohol y el tabaco.

Enfermedades intestinales

Determinadas patologías intestinales predisponen a padecer cáncer de colon por alterar de forma crónica la mucosa intestinal.

Un factor importante son los pólipos intestinales. Se trata de tumoraciones de carácter benigno, pero pueden malignizar y producir un cáncer colorrectal. Hay distintos tipos de pólipos intestinales y no todos malignizan, pero conviene llevar un control de los mismos y extirparlos si el riesgo de evolución a cáncer es alto.

Otra enfermedad muy relacionada con el cáncer de colon es la enfermedad inflamatoria intestinal. Es un síndrome que cursa con una inflamación de la mucosa intestinal de forma mantenida. Este daño puede provocar que las células del colon se alteren y con el tiempo se conviertan en células cancerosas.

Factores genéticos

Además del cáncer de colon hereditario, que supone un 10 % de los casos, tener familiares que han padecido esta enfermedad aumenta el riesgo de padecerla. Esta predisposición aumenta si los casos familiares han sido precoces, antes de los 45 años.

Un pequeño porcentaje del cáncer colorrectal sí es hereditario. En estos casos tiene interés diagnosticarlo para que los familiares se sometan a controles para detectar posibles lesiones cancerosas o precancerosas. Algunos de estos casos son la poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Lynch.

Fuente: mejorconsalud.com