Alerta sarampión: síntomas y prevención

Ante el alerta por brotes de esta enfermedad que se consideraba ya extinguida, resulta necesario no alarmarse y tomar los recaudos necesarios para prevenirla. Conocé en esta nota qué es el Sarampión, cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla. ¿Estás al día con las vacunas?

El Sarampión es una enfermedad causada por un virus, específicamente un paramixovirus del género Morbillivirus. Es febril, contagiosa y muchas veces epidémica, debido a su rápida propagación, que se manifiesta por multitud de manchas pequeñas y rojas, semejantes a picaduras de pulga. Y que va precedida y acompañada de lagrimeo, estornudo, tos y otros síntomas catarrales. Se encuentra dentro de la definición de enfermedad infecciosa, exantemática (que quiere decir que está acompañada de erupciones como en el caso de la rubéola y la varicela). Y es bastante frecuente especialmente en niños o adolescentes.

También puede, en algunos casos de complicaciones, causar inflamación en los pulmones y el cerebro que amenazan la vida del paciente.

Causas y factores de riesgo

El huésped natural del virus del Sarampión es el hombre, y se transmite desde las secreciones orales, a través del aire.

El período contagioso va desde unos cinco días antes de aparecer la erupción hasta unos cinco días después de hacerlo. El virus es muy contagioso, y la infección asintomática es muy rara.

Signos y síntomas

Tras la infección hay un período sin síntomas (período prodrómico), de entre 8 a 12 días. La enfermedad debuta con:

  • Malestar general
  • Irritabilidad
  • Fiebre (de hasta 40ºC)
  • Conjuntivitis y fotofobia intensas
  • Ataques de tos seca
  • Rinorrea: congestión nasal

La mayoría de los síntomas prodrómicos desaparecen en uno a dos días tras la aparición de la erupción (la tos puede durar más).

Entre 1 a 2 días antes de la aparición de la erupción aparecen las “Manchas de Koplik”, lesiones pequeñas, irregulares, con borde rojo y centro blanco o azulado en la mucosa de la boca, que son patognómicas de la enfermedad.

Tras un lapso de 3 a 4 días (entre 1 a 8), aparece la erupción:

  • Maculo-papular (combinación de máculas, manchas planas, y pápulas, lesiones sobreelevadas)
  • Comienza en la frente y va descendiendo hasta los pies, que alcanza sobre el tercer día
  • La intensidad es mayor de arriba a abajo, pudiendo confluir las lesiones en cara y espalda
  • Las lesiones desaparecen a los tres días de aparecer, por el mismo orden en que aparecieron
  • Puede producirse una descamación furfurácea (fina, como de caspa)

El sarampión usualmente dura de 4–12 días, durante los cuales no hay síntomas. Las personas infectadas permanecen contagiosas desde la apariencia de los primeros síntomas hasta los 3–5 días después de la aparición del sarpullido.

Diagnóstico

El diagnóstico lo hace el médico a partir del examen físico, se hace por el cuadro clínico y la detección de anticuerpos en la sangre. Esto implica también, análisis de laboratorio que el profesional indicará.

Tratamiento y prevención

No existe terapia específica para el tratamiento de la enfermedad. El médico será la persona idónea que ante el cuadro definirá los pasos a seguir. Siendo que se trata de una enfermedad epidémica que actualmente se encuentra en estado de rebrote, es importante estar alerta y evitar situaciones de contagio para el resto de las personas en torno al paciente.

Asimismo, para evitar el riesgo de propagación y el sufrir esta enfermedad, sí se pueden tomar medidas preventivas imprescindibles como la vacunación. ¿Estás al día? Ante el alerta por el rebrote del Sarampión en América Latina y en nuestro país, en principio es necesario que recurras al Calendario Nacional de Vacunación, y controles tu situación y la de tu familia. Este año cuenta con 19 vacunas con refuerzos para niños, adultos y grupos de riesgos ante esta situación.

Si llegás a detectar cualquier signo de alarma, concurrí al médico inmediatamente y evitá el contacto con el entorno para reducir el riesgo de contagio.

Fuente: salud180.com; msal.gob.ar