Afirman que la tecnología ya está alterando el reloj biológico

Es que por el uso abusivo de las pantallas, se pierden horas de sueño o se duerme entrecortado. Distintas investigaciones han comprobado que tanto las señales invisibles de línea y de wifi, alteran el ritmo natural del organismo.

El celular, la tablet, la netbook y cualquier dispositivo que tengan a mano chicos y adolescentes (podemos incluir a los adultos también), están causando problemas de sueño, entre otras consecuencias que sufre el ser humano a causa del uso abusivo de las nuevas tecnologías. Y de esa manera el reloj biológico se puede alterar.

Los expertos aseguran que las nuevas tecnologías están alterando los hábitos que solíamos tener y los dispositivos nos ponen en jaque. Una persona se acuesta tarde y se levanta temprano o al revés, se levanta antes para ver un capítulo de una serie.

El reloj biológico se altera cuando se restringen las horas de sueño, se ven afectadas la memoria y la concentración. Pero además hay otro inconveniente con la luminosidad de los dispositivos que resulta incompatible con el inicio del sueño. Se tarda más en conciliar el sueño.

Muchos adolescentes se quedan hasta las 3 de la mañana con las redes sociales. Aunque muchas veces recuperan el sueño los fines de semana. Lo que sucede es que a la noche en las redes sociales logran la atmósfera de más intimidad y a lo mejor pueden mostrarse tal cual son, algo que tal vez no puedan hacer durante el día y en otro ámbito. Siendo que se trata de menores, los adultos son quienes deben estar atentos a este tema, ser laxos pero poner límites.

Nunca se apaga

De acuerdo a una encuesta realizada en 2016 por ADIRA (Asociación de Diarios y Revistas del Interior de la República Argentina), se señala que 4 de cada 10 adolescentes no apaga nunca su celular y que el 30% lo tiene encendido todo el día hasta que se va a dormir. Y cuando se les consultan por las razones, una de las respuestas más comunes es “para estar disponible si un amigo me necesita”.

Estar conectado todo el día no es bueno, afecta la salud sobre todo la psicológica. Por eso lo importante es que no tiene que haber tecnología en la habitación de los chicos. En una encuesta de la Sociedad Real de la Salud Pública (RSPH), del Reino Unido, uno de cada cinco adolescentes confirma que se levanta de madrugada para revisar los mensajes de su celular, situación que provoca que se sienta hasta tres veces más cansado en el día que sus amigos que no utilizan las redes sociales antes de irse a dormir.

Entre los más chicos no cambia demasiado

Investigadores de las universidades de Birbeck, de Londres y del King’s College, ya habían realizado un estudio entre junio de 2015 y marzo de 2016 cuando encuestaron a 715 padres sobre los hábitos de uso de dispositivos portátiles de sus hijos y detectaron que los niños dormían casi 16 minutos menos por efecto de estas pantallas.

Fuente: telam.com.ar