Reseteá tu cuerpo si estuviste comiendo de más días atrás

Es esta época de fiestas y vacaciones solemos romper rutinas, pero cuidado, no todo es bueno para volver a sentirte bien. Mirá los sí y los no de cómo volver a sentirte mejor después de estos días de atracones.

Las fiestas de fin de año y las vacaciones son una gran combinación, pero no tanto para tus rutinas alimentarias. Lo más probable es haber comido de más, mucho más de lo habitual. Es posible, incluso, que nos encontremos mal o tengamos molestias estomacales.

Ahora nos surge una de las dudas más habituales de estas fechas y que nos lleva a cometer algunos errores innecesarios: ¿qué podemos hacer para volver a encontrarnos bien y sentirnos aliviados y ligeros después de tanta comida? Para no caer en errores habituales, y saber seguro cuáles son nuestras mejores opciones, vamos a intentar establecer lo que sí y lo que no podemos hacer para aliviar a nuestro cuerpo.

Esto es lo que NO debemos hacer:

Seguir dietas detox

Están de moda, todo el mundo habla de ellas, pero la realidad es que no hay ninguna necesidad real de limpiar nuestro organismo ya que no está intoxicado y, además, de eso se encargan nuestros riñones. Estos recursos pueden ser peligrosos. Para empezar, pueden causarnos importantes carencias nutricionales, además de estresar a nuestro organismo generando más hambre o ansiedad. No solo eso, sino que además del posible efecto rebote, este tipo de dieta puede conllevar problemas serios de salud.

Dejar de comer

Otra de las ideas más habituales es empezar a saltarnos algunas o todas las comidas de los días siguientes sin seguir ningún tipo de control. El concepto es similar al de las dietas detox: si no comemos estos días conseguiremos compensar los excesos de los días anteriores. La realidad es que no existe tal cosa como «compensar» cuando de alimentación se refiere. Esto nos generará un hambre totalmente innecesaria y afectará a nuestro metabolismo. El cuerpo, de repente, creerá que ha entrado en reserva de calorías y ralentizará el metabolismo. Y eso no es lo que queremos.

No atascarnos en la culpa

En ocasiones, después de excedernos con la comida en estas fechas, nos comenzamos a sentir culpables. Sobre todo si estamos dentro de un proceso de pérdida de peso. En estos casos, enredarnos en la culpa puede generar una ansiedad innecesaria que nos dé más hambre o puede hacernos perder la motivación. Lo mejor que podemos hacer es aceptar que esto podía pasar, que en estas fechas lo habitual es excedernos con la comida y tomarlo como un impulso para hacerlo mejor el resto del año. Si no nos perdonamos, no conseguiremos librarnos de una relación poco saludable con la comida y con nuestra alimentación.

Lo que sí hacer

Seguir practicando deporte

O volver a practicarlo si lo hemos dejado durante estos días. Al principio, si nos sentimos pesados, nos costará un poco más empezar a movernos. Sin embargo, en cuanto lo hagamos empezaremos a sentirnos bien. Y es que, el deporte, al contrario de las dietas milagro, sí que nos ayudará a quemar los excesos y sentirnos más ligeros.

Beber agua

El agua no solo nos ayuda a mantenernos hidratados, sino que colabora en la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo. Especialmente cuando hemos bebido alcohol, pero también cuando hemos comido en exceso, mantenernos bien hidratados es nuestro mejor aliado en la recuperación de nuestro bienestar.

Elegir bien los alimentos que consumimos

Lo realmente importante, y que nos ayudará, es volver a una rutina de alimentación saludable que podamos mantener durante todo el año. Entre ellos, por supuesto, las frutas y las verduras que ayudarán a nuestro cuerpo a volver a la normalidad. También son ideales los cereales, las legumbres o el pescado azul. Con estos alimentos de base, podremos ir mejorando nuestra dieta poco a poco, creando un patrón de alimentación saludable para todo el año.

Recuperar el patrón de sueño

Otro de los efectos habituales de los excesos navideños es que el patrón de sueño se altera y, además, nos sentimos más cansados e incluso agotados. Por esto es importante un buen descanso. De esta manera ayudaremos a que el metabolismo se recupere y vuelva a su estado normal, además de facilitar la recuperación de los órganos tras el importante esfuerzo de estos días.

Cuidarnos todo el año

Algo que es muy importante que recordemos es que el bienestar de nuestra salud no lo va a marcar que nos hayamos excedido o no durante estos dos días, sino todo lo demás que hagamos durante el año. Por ello, de poco nos sirve que durante estos días, por encontrarnos mal, nos lancemos a hacer dietas detox si el resto del año no vamos a cuidar nuestra alimentación.

Es importante, por tanto, que nos centremos en mantener una buena alimentación durante todo el año, además de mantenernos físicamente activos. De esta manera no solo conseguiremos que estos dos días no sean en absoluto significativos, sino que nos resultará mucho más fácil recuperarnos y volver a la rutina habitual.

Fuente: vitonica.com