La comida puede estimular la creatividad y el pensamiento

La comida puede estimular la creatividad y el pensamiento

Estudios en Holanda sugieren que la L-tirosina, un aminoácido presente en huevos, carnes, pescados, quesos, frutas y verduras, puede mejorar nuestra capacidad de encontrar soluciones originales frente a los desafíos.

La L-tirosina no es un fármaco diseñado en el laboratorio, sino un nutriente común de muchos alimentos (abunda en alimentos como el poroto de soja, pollos, espinaca, almendras, frutas y verduras en general), un aminoácido que también se consigue solo o combinado en suplementos de venta libre. Sin embargo, su ingestión parece mejorar de manera significativa ciertas habilidades mentales, en particular cierto tipo de pensamiento creativo. Así lo sostiene la investigadora principal del Instituto Leiden de Cerebro y Cognición de la Universidad de Leiden, en Holanda, quien condujo estudios clínicos que concluyeron en que la L-tirosina puede ser una especie de potenciador inocuo que contribuye a superar bloqueos creativos y aguzar el ingenio frente a desafíos complejos.

“Lo que comemos puede afectar la manera en que pensamos”, asegura la investigación, y este hallazgo incorpora un inesperado y provocativo enfoque a la amplia gama de “recetas” para cultivar la creatividad que preconizan desde gurúes del management y la superación personal hasta neurocientíficos, educadores, artistas, filósofos y místicos.

La experimentación

En el estudio, publicado en la revista Psychological Research, se evaluó el desempeño de dos grupos de adultos frente a tests cualitativos de creatividad. Previamente, unos consumieron la L-tirosina y el resto no. Se le propuso al grupo una serie de ejercicios donde se les pedía generar asociaciones a partir de palabras utilizadas como disparadores comunes.

Aquellos voluntarios que tomaron L-tirosina mostraron mayor creatividad en las pruebas de pensamiento convergente o profundo. Las implicancias son extraordinarias. Para los autores, el hallazgo sugiere que las dietas ricas en ese nutriente o la suplementación resultan ser una estrategia “barata, eficiente y saludable para apoyar los procesos creativos”. Y creen que la L-tirosina funciona porque es precursor de la dopamina, un neurotransmisor involucrado en diferentes funciones cognitivas.

No hay recetas, sí tareas

El grupo de investigación resaltó que aún así, el consumo de L-tirosina puede ser “sólo uno de los factores” que avivan el ingenio. “A menudo, las personas muy creativas usan muchas técnicas en paralelo” y dieron por ejemplo meditación, una práctica que se ha demostrado que aumenta la creatividad. Por su parte, en el ambiente médico prefieren tomar el tema con cautela, ya que hasta el momento lo que se puede afirmar es que los hábitos alimentarios y de vida sanos influyen más en la salud cerebral que el consumo de un nutriente aislado”.

De todos modos, la responsable de la investigación también alerta que sólo podrían percibir beneficios quienes ya tengan niveles bajos del aminoácido en su dieta. Y que pese a que no tiene ninguna contraindicación o repercusión colateral, no habría que exceder la ingesta máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que para una persona de 70 kilos es poco menos de un gramo diario. O sea: lo que hay en un bife de lomo a la plancha, en 12 claras de huevo o en dos cápsulas de suplementos.

Fuente: lacapital.com.ar