¿Estás comiendo comida real?

Carlos Ríos es un nutricionista español que desde hace un tiempo promueve el movimiento Realfooding. Es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados. Conocé de qué se trata comer saludable, sin dietas ni restricciones.

El movimiento realfooding o comida real es mucho más que una moda dentro del campo de la alimentación. Su creador, el nutricionista Carlos Ríos (estudió en la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla, España), enseña e inspira a seguir un nuevo estilo de vida. Uno más saludable con el que darnos cuenta de que, a veces, ‘lo más simple es lo mejor’. Su movimiento, iniciado hace unos años de manera imparable a través de las redes sociales, está consiguiendo dos cosas.

La primera es aportar herramientas y conocimientos al consumidor para que entienda qué es aquello que consume cada día. La segunda es alzarnos en una firme reivindicación: abrirnos los ojos y entender la necesidad de consumir alimentos sanos, alimentos ‘reales’.

Su lema es “no empieces una dieta para contar calorías, come comida real y mejora tu estilo de vida”. Enfrentándose a la industria de la comida procesada, a la que le gusta hablar denutrientes y calorías, pero es en realidad un idioma confuso donde al final terminamos comiendo ultraprocesados que no son saludables.

No comemos comida real

Su libro “Come comida real: Una guía para transformar tu alimentación y tu salud” es todo un éxito, y se alza ya como manual imprescindible respaldado por abundante bibliografía científica, el cual nos hace entender algo que el propio Carlos Ríos repite con frecuencia ‘no comemos comida real, sino productos que han puesto ante nuestros ojos’. Y nos invita a comprender que el conocimiento es poder. Saber qué comemos nos empodera y nos ayuda a elegir mejor, a invertir en salud.

Alimentos saludables.

Si la comida real está a nuestro alcance desde hace tanto tiempo, ¿por qué la mayoría de la población no tiene una alimentación correcta? Porque la industria alimentaria se ha encargado de “aprovechar” esa forma de vida que tenemos de ir siempre con prisas y con falta de tiempo para vendernos productos rápidos de consumir, de llevar y de ingerir (ultraprocesados) haciendo que poco a poco haya ido desplazando el consumo de comida real.

En general todos los ultraprocesados son insanos, y la suma de cada uno de ellos es lo que los hace peligrosos. Uno de los que quizás más consumimos y además en grandes cantidades son las gaseosas, por lo que serían de los primeros que debemos evitar.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de comprar un alimento?

Sobre todo en los ingredientes. Siempre nos hemos fijado en las kilocalorías o las grasas, siendo los ingredientes lo realmente importante. La industria alimentaria sabe lo que miramos y por eso nos intenta engañar con productos “light” o bajos en calorías, porque sabe que son más atractivos para nosotros.

Sin embargo, estos productos siguen siendo igual de insanos que sus versiones “no light”. Por ello, la única forma de saber qué estamos consumiendo y si es o no saludable es a través de los ingredientes del producto, para poder identificar de esta manera la comida real.

Fuentes: mejorconsalud.com