Aprendé a reconocer los síntomas de la falta de proteínas

¿Sabías que el cansancio crónico y la caída del cabello pueden deberse a un déficit de nutrientes? Si es tu caso, un nutricionista es el mejor asesor para recuperarlos y evitar carencias importantes.

La alimentación es uno de los factores más importantes en el desarrollo del ser humano. Tal es su relevancia en el cuerpo que, según lo incluido en la dieta, así se dará el desempeño energético en el día a día. Y es por esto que se considera a los alimentos “el combustible” del organismo y su calidad influye en la salud y eficiencia del cuerpo.

Dentro de esta práctica sobresalen compuestos relevantes como los carbohidratos, los lípidos y las proteínas. En el presente artículo hablaremos de este último grupo.

En la sociedad actual suele ser común el desequilibrio alimenticio, que presenta un abuso en la ingesta de proteínas. Sin embargo, debido al cambio en los hábitos de alimentación, también llega a presentarse un déficit en este importante. Y como todo, ninguno de los dos extremos es bueno.

Resulta necesario entonces conocer cuál es el rol que desempeñan las proteínas en el organismo y cuál es su verdadera relevancia, por lo que no debieran faltar ni sobrar.

Qué hacen las proteínas

  • Aportan, aproximadamente, el 15 % del valor energético total.

  • Contribuyen a la formación de huesos, músculos, uñas, piel y cabello.

  • Producen anticuerpos, por lo tanto ayudan a tratar infecciones.

  • Participan en la producción de glóbulos rojos y enzimas.

  • Desempeñan un papel importante en la homeostasis del organismo, en específico, del agua presente dentro del mismo.

Cómo saber cuando faltan

Teniendo en cuenta los procesos importantes en los que participan las proteínas, debemos también reconocer cuáles son los principales indicadores de su ausencia en la alimentación. Y en caso de presentar alguno de ellos, acudí a un profesional.

  1. Te enfermás con frecuencia

El primer sistema en responder ante una amenaza a la salud es el inmunitario. Este se encuentra ligado a las proteínas de una manera bastante amplia. Cuando faltan, lo más probable es un déficit de anticuerpos. Por tal razón, las enfermedades aprovechan la menor ocasión para comenzar a hacer de las suyas a lo largo de todo el organismo.

  1. Notás disminución de masa muscular

Una de las funciones más relevantes y comunes de la proteína radica en la formación de músculo. Si vas al gimnasio, una de las primeras recomendaciones es el aumento de la ingesta de proteínas. Esto evita la atrofia muscular, además de lesiones y calambres entre las repercusiones negativas más evidentes.

  1. Sentís cansancio crónico

También conocido como fatiga, el cansancio crónico es uno de los principales indicadores de la insuficiencia de proteínas en la alimentación. Y en términos generales se reconoce como un agotamiento sin razón aparente, como levantarse por la mañana ya sintiendo el cansancio o con “falta de energía” durante el día.

  1. Tu piel está agrietada y le falta luminosidad

La proteína es uno de los principales nutrientes que requieren los tejidos cutáneos para componer la superficie de la piel. Por lo que otro de los síntomas evidentes de la deficiencia de este componente en el organismo es la dificultad de generar colágeno, keratina y elastinas. Estas son fundamentales para tener una piel resistente, elástica e hidratada. No satisfacer la necesidad de este nutriente en la dieta también favorece la aparición de arrugas y líneas de expresión en el rostro.

  1. Se te cae el pelo

El cabello también se ve afectado de sobremanera ante la falta de proteínas, ya que los folículos pilosos son los más perjudicados por esta condición. Esto entorpece el proceso de crecimiento, así como la fuerza y la resistencia de cada hebra.

Ante cualquiera de estos síntomas, o si tenés dudas de cómo estás balanceando tu dieta o la de tu familia, consultá con nuestros especialistas.

Fuente: mejorconsalud.com