3 recetas para disfrutar de los beneficios y propiedades de la gelatina

gelatina de zanahoria en moldes

Al incluir la gelatina como complemento de otras recetas más elaboradas podemos optimizar sus beneficios. Y obtener otros adicionales del resto de ingredientes. ¡Disfrutá de este alimento saludable, rico y refrescante ideal para el verano!

La gelatina es un alimento que puede adaptarse a cualquier receta. Se elabora de la extracción de una proteína de los huesos. Como cartílagos y la piel de origen animal, ya sean porcinos o bovinos. Después de ser lavadas, ablandadas y desinfectadas, estas se sumergen en agua caliente para extraer la parte de colágeno, disolviéndose en el agua. Posteriormente el colágeno se somete a una filtración, concentración, desmineralización, esterilización y, por último, secado. El producto obtenido es el que se utiliza para la elaboración de la gelatina.

Además de su contenido alto en proteínas, también se compone en su mayor parte de ciertas cantidades de agua y sales minerales. Estas aportan al organismo una gran cantidad de aminoácidos, especialmente glicina, que tiene propiedades antiinflamatorias y contribuye a la reparación de tejidos.

Valor nutricional de la gelatina

Se puede decir que la gelatina está formada de pura proteína, ya que el colágeno con que se elabora contiene una cadena de proteína aproximadamente de 1050 aminoácidos. Como la hidroxiprolina y la hidroxilisina.

La gelatina especialmente contiene colágeno entre un 85% y un 90%, agua, sales minerales y azúcares.

Beneficios de la gelatina

La gelatina es uno de los postres más populares y uno de los alimentos que forma parte de la dieta en los hospitales y centros de salud. Sus beneficios proceden a su contenido de grenetina, que aporta el colágeno extraído de la piel del cerdo y de la res.

  •  Perfecta para perder peso y favorecer la digestión.
  • Ayuda a la buena salud de los huesos, beneficia a la piel y disminuye las estrías.
  • Mejora la salud de la piel, el cabello y las uñas.
  • Estimula la construcción muscular.
  • Fomenta la quema de grasa y estimula el metabolismo.
  • No contiene colesterol, azúcar ni grasas.
  • Maximiza los beneficios brindados por las proteínas de otros alimentos.
  • Ayuda al proceso de digestión de alimentos como lácteos y carnes.
  • Facilita la desinflamación general.
  • Es una buena opción parta la regulación de las hormonas.
  • Fortalece el sistema inmunitario.

Contribuciones a nuestro cuerpo

Además de los beneficios mencionados, la gelatina también apoya a nuestra salud en los siguientes aspectos:

  • Tiene un alto contenido en agua lo que favorece la hidratación.
  • Es fácil de comer y digerir.
  • Contribuye al fortalecimiento de huesos y articulaciones.
  • Aporta elementos para la regeneración de los tejidos y el buen funcionamiento del aparato locomotor.
  • Mejora el aspecto de las uñas y cabello.
  • Protege contra la ansiedad y el estrés.

Recetas de gelatinas

Estos son algunos simples preparados con los que podés incorporar la gelatina a tu dieta diaria. Ideales para el verano, frescos y saludables.

1. Gelatina de cacao y banana

Poné una cucharadita de gelatina sin sabor (5 g) en un recipiente junto con 2 tazas agua o leche descremada (500 ml) y calentá en la hornalla o microondas, hasta que se disuelva.

Triturá 2 bananas con un tenedor y añadile 1 cucharada de cacao en polvo (15 g) y otra de la canela (15 g).

Agregá esta mezcla a la gelatina y añadí azúcar al gusto. Lleva a la heladera hasta que esté firme.

2. Gelatina de frutas y jengibre

Disolvé una cucharadita de gelatina (5 g) en 2 tazas (500 ml) de jugo de fruta natural. Calentá en hornalla o microondas, hasta que se disuelva.

Cortá una taza de frutas a elección (150 o 200 g) en trozos muy pequeños y añadí 1 cucharada de jengibre en polvo (15 g) e incorpóralos a la gelatina.

Llevá a la heladera y un poco antes de que se solidifique, colocales encima para decorar 5 cerezas confitadas. Termina de refrigerar hasta que esté firme.

3. Gelatina de zanahoria

Lavá ¾ de zanahorias, pelalas y rayalas. Lavá también 1/2 piña (500 g) y trocéala.

Licuá 1 lata de leche condensada de 50% menos azúcar (370 g), con medio pote de crema (225 g).

Disolvé 2 sobres de gelatina sin sabor (20 g) en un tercio de taza de agua a temperatura ambiente, y licuá con la mezcla anterior.

En 2 tazas (500 ml) de agua caliente disolvé 2 cajas de gelatina de naranja light (340 g) y mezclá bien. A continuación, añadí otras dos tazas de agua a temperatura ambiente.

Dejá enfriar y, a continuación, agregá al licuado. Colocá la zanahoria rallada y los trocitos de piña en la base del o los moldes que quieras usar. Volcá la mezcla y refrigerá por unas dos horas o hasta que cuaje firmemente.

Fuentes: mejorconsalud.com