Cómo protegernos de la enfermedad que afecta a más de 3 millones de personas por año

El cáncer de piel es una enfermedad prevenible que con el paso del tiempo incrementa sus estadísticas. Si bien sus factores están determinados por la naturaleza, controlarla y prevenirla está bajo nuestro control.

Como aliado de la piel, el sol es una importante fuente de vitaminas, la revitaliza, tonifica y rejuvenece. Sin embargo, también puede ser su principal enemigo al provocarle quemaduras, deshidratación, arrugas, alergias e incluso cáncer de piel.

El cáncer de piel afecta a más de tres millones de personas cada año, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud. Se proyecta que esta cifra siga aumentando con el tiempo debido a factores de la naturaleza. En la medida en que el filtro de la atmósfera que nos protege de los rayos UV se encuentra cada vez más dañado. Pero, los factores de riesgo que aumentan nuestra vulnerabilidad a esta enfermedad están bajo nuestro control.

Esto significa que tenemos el poder absoluto de protegernos de este tipo de cáncer. Aunque el 90% del cáncer de piel por exposición solar, estos consejos te ayudarán a cuidarte y también a prevenir.

  1. Usá todos los días, un protector solar con un mínimo de 30 PFS.

Lo recomendable es utilizar fórmulas que brinden protección contra los rayos UV. Éstos, inducen la formación de moléculas (radicales libres) que lesionan el ADN y el tejido conectivo de la piel.

Controlá que específicamente sea de amplio espectro (es decir que te protege tanto de los rayo UVA como UVB). Idealmente reponiéndolo, ya que cualquier bloqueador durará tan solo unas cuantas horas y es necesario retocarlo.

  1. Evita exponerte a cualquier fuente de radiación.

No solamente el sol genera radiación, también es necesario evitar aquella producida por la radioterapia. Como también otros productos químicos como el arsénico, parafina y ciertos tipos de aceites.

Al igual que es recomendable evitar la exposición excesiva a la luz ultravioleta de las camas solares o cabinas, ya que podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de la piel.

  1. No te expongas al sol en horas críticas.

Especialmente entre las 11:00 y las 17:00 horas, aunque el día esté nublado. Hasta 80% de los rayos solares atraviesan nubes, smog y neblina.

  1. Hacete un autoexamen mensual.

Esto, con la finalidad de verificar que no haya cambios en la piel. Los lunares que cambian de color, aumentan de tamaño o que se elevan bruscamente, pican o arden, pueden ser signos de alarma. Al igual lastimaduras leves en la piel que no curan.

Recomendaciones para fortalecer tus defensas contra esta enfermedad

Cuidá tu alimentación

Si no sos de comer muchas verduras pero querés evitar el cáncer de piel, será mejor que las empieces a incluir en tu dieta de todos los días. Las verduras de hoja oscura como el brócoli y la espinaca o las frutas cítricas como las naranjas y los pomelos contienen componentes que pueden reducir el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

Los vegetales ricos en beta-caroteno, como la zanahoria, la calabaza, las batatas, los mangos y los duraznos, también son adecuados para prevenir el cáncer de piel.

Realizá los controles periódicos

La consulta con profesionales y el control periódico es parte esencial de toda tarea preventiva, ya que es una enfermedad que es difícil de predecir y escasamente determinada. Además de estos cuidados, la visita de rutina a un dermatólogo te ayudará a detectar cualquier anomalía o riesgo a tiempo.

 

Fuentes: vix.com, bbc.com