6 problemas que podés sufrir por culpa de una contractura

Las contracturas son más que una simple molestia, y si no se tratan puede acarrear otros problemas aún mayores. Conocé porqué se contracturan los músculos y por qué es necesario atender a los dolores de tu cuerpo.

Las contracturas musculares, también llamadas «nudos», son pequeñas áreas abultadas en el músculo que pueden ser dolorosas al tacto. El término médico para estos nudos es puntos miofasciales desencadenantes del dolor, y aparecen cuando las fibras musculares o las franjas de un tejido llamado fascia se tensan y endurecen.

Síntomas severos de las contracturas

Los nudos musculares pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo que contenga músculo. Se sienten como pequeños y duros bultos. La mayoría de las veces duelen al tacto y esparcen el dolor en un área más grande al ser presionados.

Los lugares más comunes donde aparecen estos nudos incluyen la espalda, el cuello y los hombros, debido al hábito de sostener una postura sentada por varias horas durante el día. De hecho, el músculo más frecuente donde se forman es el trapecio.

¿Por qué aparecen las contracturas?

La mala postura, el estilo de vida sedentario y las posturas rígidas prologadas (por ejemplo, el trabajo en una silla o el descanso en una cama) contribuyen a la formación de nudos. Además, los movimientos repetitivos y las lesiones en determinada zona del cuerpo pueden provocar tensión muscular y, en consecuencia, nudos.

Sin embargo, el estrés y la ansiedad son los factores de riesgo más comunes para la formación de contracturas. Una teoría dice que las personas sometidas a estrés repetitivo o que tienen ansiedad crónica atraviesan momentos de tensión en los que contraen involuntariamente los mismos grupos de músculos, usualmente los de la espalda, los hombros y el cuello. Esta tensión repetida deja más vulnerables a los músculos ante el desarrollo de puntos desencadenantes de dolor.

Entre otras causas menos frecuentes pueden encontrarse la falta de ciertas vitaminas y minerales, dificultad para dormir o insomnio y problemas en las articulaciones.

No son una simple molestia

Las contracturas no son simples molestias: pueden tener síntomas que incidan negativamente en la calidad de vida del paciente. Estos son algunos de los dolores y molestias que pueden ser:

  1. dolor muscular intenso (sea o no presionada la contractura)
  2. dolor en la mandíbula
  3. dolor o timbre en los oídos
  4. dolor de cabeza tensional
  5. dolor en los dientes
  6. dificultad para dormir debido a los síntomas.

Tratamiento y prevención de las contracturas

El ejercicio es uno de los mejores tratamientos para prevenir y mejorar las contracturas musculares. Claro que hacer siempre el mismo tipo de ejercicio puede ponerte en riesgo de contraerlas nuevamente, por lo que deberá haber variedad en la actividad física que realices. El ejercicio aeróbico es muy efectivo para combatir puntos desencadenantes de dolor.

Los masajes son una manera también efectiva de eliminar estos puntos dolorosos. Acude a un profesional que sepa cómo eliminar los puntos de dolor, sin expandir la zona afectada.

Fuentes: vix.com