El mejor “alimento” para el cerebro es el ejercicio

Si sentís que se te están olvidando algunas cosas o te cuesta concentrarte, la solución podría estar en hacer más ejercicio. Varios estudios demuestran que la actividad física no sólo te ayuda a mantenerte en forma, también beneficia la salud de tu cerebro.

Recientemente se presentaron los resultados de un estudio que se dedicó a conocer los efectos del ejercicio de forma regular sobre las capacidades cerebrales y/o mentales.  Esta investigación presentada en el Congreso Cardiovascular Canadiense, no deja lugar a dudas: si querés mejorar tu memoria y tener mayor agilidad mental ¡tenés que poner el cuerpo en movimiento!

Para este estudio, se examinaron las habilidades cognitivas y la memoria de un grupo de personas cuya edad promedio era de 49 años, con sobrepeso y un estilo de vida sedentario. Se les pidió que siguieran una rutina de ejercicios dos veces a la semana que consistía desde hacer bicicleta fija hasta pesas. A los cuatro meses, no sólo habían bajado de peso y reducido sus medidas, también había mejorado su capacidad de hacer ejercicio ¡y su función cerebral también!

“Si uno habla con las personas que hacen ejercicio, afirman que se sienten más ágiles. Ahora, encontramos una forma de medirlo”, señaló en un comunicado de prensa de la Heart and Stroke Foundation of Canada, el Dr. Martin Juneau, director de prevención del Instituto de Cardiología de Montreal y quien estuvo a la cabeza de esta investigación. Según Juneau, lo que sucede es que durante el ejercicio, el flujo sanguíneo al cerebro aumenta. De manera que, mientras mejor sea la condición física, más aumenta el flujo sanguíneo. De la misma manera, la investigación arrojó que si bien es normal que la función cerebral vaya disminuyendo con los años, ese deterioro es peor en las personas que sufren de enfermedades cardíacas.

Depende del tipo de ejercicio, el beneficio

Otro estudio sobre el efecto realizado por el departamento de Psicología de la Universidad de Iowa en el 2011, concluyó que los beneficios que recibe el cerebro difieren dependiendo del tipo de ejercicio. Por ejemplo, los de resistencia (como levantar pesas) ayudan a mejorar la capacidad de concentración y evitar distracciones. Mientras que los aeróbicos mejoran la capacidad de coordinar varias cosas a la vez, de planificar a largo plazo y la habilidad de mantenerse ocupado por mayor tiempo.

Michelle Voss, la autora principal de este último estudio también explicó que el área del hipocampo del cerebro, que es clave para la formación de la memoria, se reduce 1% a 2% por año en las personas mayores de 60 años, pero aseguró que, cuando la gente de esta edad comienza regímenes de ejercicios, sucede lo contrario: ésta crece de 1% a 2%.

También mejora la disposición anímica

Pero el poder del ejercicio va más allá de una estimulación de la capacidad cognoscitiva. También puede ayudar al estado anímico, ya que también influye en ellos de una manera muy positiva.  El ejercicio es lo mejor que se puede hacer por la salud del cerebro ya sea emocionalmente como para la memoria y el aprendizaje, afirma el psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard John Ratey. Quien también sostiene que incluso 10 minutos de actividad física pueden cambia la manera en que el cerebro funciona ¡y siempre para bien!

Fuente: vidaysalud.com