¿Transpirás mucho? Esta es la solución

El sudor en exceso también se conoce como hiperhidrosis, y un problema que si bien no afecta a tu salud física sí condiciona e influye en las relaciones y el entorno. Evitá los problemas que trae y las malas miradas en la oficina, ¡seguí estos consejos para evitarlo!

Si vos mismo notaste que tu transpiración va aumentando, que mojás la ropa y quedás en evidencia, además de que se siente el olor a sudor. Si notás que en tu trabajo, en el gimnasio o cuando estás en una reunión te miran raro, entonces es un problema que debés atender.

¿Por qué el sudor?

Aunque sea incómodo y desagradable, el sudor es parte natural de un organismo saludable, ya que controla la temperatura y el líquido del cuerpo. Lo malo es el exceso, que se denomina en medicina como hiperhidrosis.

El cuerpo tiene aproximadamente de 2 a 4 millones de glándulas sudoríparas, concentradas principalmente en la frente, la cara, las axilas y la planta de los pies. El sudor que producen estas glándulas sale a través de los poros.  Al evaporarse con el aire, la piel se refresca.

¿Cuánto sudor es normal?

La cantidad de sudor normal que produce el cuerpo no es fija, sino que depende del estilo de vida de la persona y del trabajo que realiza. Si trabajas en una oficina con aire acondicionado, sudas mucho menos que si tu trabajo consiste en una actividad física en el exterior.

Cuando el sudor es excesivo

El exceso se produce cuando las glándulas sudoríparas son tan activas, que producen gran cantidad de sudor aunque el cuerpo no necesite refrescarse (una cantidad cuatro a cinco veces mayor de la que normalmente necesitaría el organismo de acuerdo a su nivel de actividad).

En esto casos se debe tomar la decisión de visitar al médico y mencionar el caso y la molestia. La hiperhidrosis, que significa, sudoración excesiva, es diferente en cada persona y a veces es difícil determinar cuándo se suda demasiado. Y es más común en brazos, en las manos, en los pies, en la cara y en la cabeza, pero puede ocurrir en todo el cuerpo.

Causas del sudor en exceso

La hiperhidrosis afecta al 3% de la población y puede tener diferentes causas:

  • El 50% de las personas que lo padecen tienen antecedentes familiares.
  • Medicamentos para tratar trastornos endocrinos, la diabetes o tiroides, así como otros para controlar la hipertensión, y algunos antidepresivos.
  • Infecciones, algunos tipos de cáncer, enfermedades del corazón o los pulmones, menopausia y las embolias. También el embarazo, la diabetes, el hipertiroidismo, la obesidad, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumatoide y la gota.
  • El estrés. El exceso de ansiedad o de tensión emocional puede hacer que aumente más de la cuenta.

Problemas del exceso de sudor

Si bien no es un problema médico de gravedad, afecta en gran manera la vida diaria.

  • Puede causar vergüenza y muchos pacientes evitan situaciones sociales y pierden oportunidades profesionales a causa de ellos. Otros reportan dificultades en sus relaciones amorosas.
  • Infecciones provocadas por hongos, que se producen en los pliegues de piel de la ingle por la continua humedad del sudor.
  • Pie de atleta. Similar a la anterior, es una infección causada por hongos en los pies.
  • El sudor en sí no tiene olor desagradable. Lo provocan las bacterias de la piel cuando se ponen en contacto con el sudor.

Controlá el exceso de sudor

Hay varias formas de controlar el exceso de sudor. Poné en práctica estos consejos:

  • Limitá los alimentos con exceso de especias, el alcohol y las bebidas con cafeína.
  • Usá desodorantes fuertes y antitranspirantes, al menos tres veces al día. El desodorante elimina el olor, el antitraspirante reduce o elimina la sudoración.
  • Controlá el estrés. El yoga y la meditación o respiración profunda pueden ayudarte.
  • Tratá de usar ropa holgada de telas ligeras, como algodón o lino (hilo), que dejen circular el aire a través del cuerpo. Evitá la ropa muy ajustada.
  • No te pongas ropa que se haya empapado antes en sudor, aunque ya esté seca.
  • No uses el mismo par de zapatos todos los días.
  • Usá talco para los pies a fin de reducir la humedad.
  • Llevá en tu bolso un pañuelo para poder secarte y dejá una camisa limpia en tu trabajo por si fuera necesario que te cambies.
  • Duchate más seguido.

Hablá con tu médico sobre este trastorno y no pierdas tiempo. Así podrás vivir mejor sin tener que preocuparte y sufrir por la hiperhidrosis.

Fuentes: vidaysalud.com