Si tu vesícula no anda bien te dará estas señales

Conocé porqué es importante controlar tu vesícula. Aunque muchos restan importancia a sus síntomas porque los consideran comunes de una indigestión, si no se trata, puede producir complicaciones graves.

Localizada entre el hígado y el páncreas, la vesícula biliar almacena la bilis que libera gradualmente en el intestino para ayudar al organismo a digerir las grasas. Cuando la vesícula funciona mal, causa problemas de salud que pueden ser identificados a través de los siguientes síntomas.

Dolores abdominales

Si esta incomodidad aparece y desaparece, principalmente después de consumir alimentos grasos, puede indicar cálculos biliares. El dolor en la región es bastante intenso, especialmente en la parte superior del lado derecho del abdomen.

Nauseas

Vómitos y nauseas pueden surgir si hay una piedra formada en la vesícula que se atasca en alguno de los conductos por los que fluyen las enzimas digestivas. El malestar es causado por la inflamación e hinchazón de la región.

Acidez

Así como el reflujo y los cólicos intestinales, esta condición es semejante a una simple indigestión, pero también puede estar relacionada a un cuadro de problema vesicular. Estas molestias son repentinas y más frecuentes cuando el dolor aparece poco después de las comidas.

Ictericia

Como un episodio de cálculo biliar puede provocar acumulación y exceso de bilirrubina, la sustancia amarillenta que es procesada por el hígado, ésta se empieza a depositar en la piel, lo que provoca una apariencia amarillenta en la cara y los ojos.

Orina oscura y heces claras

Un problema en la vesícula que bloquee el conducto biliar también puede alterar el color de tu orina y heces. Por eso, es importante observar siempre los colores de éstas.

Fiebre

Acompañada de escalofríos, dolor abdominal y aceleración del pulso cardíaco, el aumento de la temperatura corporal puede ser el resultado de infecciones causadas por afectaciones en el mecanismo de salida de la vesícula biliar.

Fuente: vix.com