Riesgos, necesidades y derechos del bebé prematuro y su familia

La semana del prematuro es una iniciativa de Unicef para concientizar a las familias sobre lo que implica esta condición, no sólo para los bebés que necesitan de cuidados especiales sino también para quienes pasan por estas situaciones.

Cuando un bebé nace antes de la semana 37 de embarazo, se considera prematuro. Por lo general, mientras más temprano nazca, más pueden ser los problemas que pueden surgir y más los cuidados que debe recibir. Los nacimientos de bebés prematuros constituyen entre un 8% y 10% de los nacimientos. Un bebé prematuro tiene algunas características particulares respecto a quienes nacen a término. Entre ellas encontramos:

  • peso y contextura física inferiores, y esto sucede porque los fetos experimentan su fase de máximo crecimiento durante las últimas 8 semanas de embarazo.
  • puede tener problemas de salud debido a que sus órganos no tuvieron tiempo de desarrollarse bien. El sistema respiratorio es uno de los más afectados cuando esto sucede, puesto que los pulmones aún no han terminado de madurar, no tienen la capacidad de contener el aire del ambiente. Por eso, es necesario darles ayuda de forma artificial.

Debe por consiguiente permanecer un tiempo bajo cuidados médicos estrictos en una cuna cubierta que se llama incubadora. La incubadora mantiene una temperatura promedio de 30 grados y también los niveles de humedad que se requieren para que el bebé prematuro pueda seguir su desarrollo fuera del vientre materno. No puede volver a casa con su familia, debe quedar bajo régimen de internación de cuidados intensivos hasta que esté lo suficientemente fuerte.

¿A qué se deben los nacimientos de bebés prematuros?

En casi la mitad de los nacimientos de bebés prematuros, tiene causas desconocidas. Sin embargo, se cree que entre las condiciones que pueden contribuir son las infecciones en el útero, sangrado o placenta previa, el abuso de drogas o alcohol, desbalances hormonales o estrés psicológico en la madre. Éstas entre otras como antecedentes de haber dado a luz a otros bebés prematuros, un embarazo múltiple (gemelos, trillizos o más) y ciertas anormalidades en el útero y en el cuello del útero.

¿Cómo hay que cuidar a un bebé prematuro?

El papel del equipo médico es fundamental pero necesita del apoyo de los padres al cien por ciento. Por eso siempre lo mejor es informarse. Si estás pasando por esta situación, preguntá y permanecé al tanto de todo lo relacionado con la salud de tu bebé. Saber es poder. Otras recomendaciones importantes para ayudarlo a pasar por esta situación son:

  • Reservá tu leche materna: esta ayuda a mantener a tu bebé sano y promueve su crecimiento. Tal vez el bebé no estará listo para que lo amamantes (no tiene fuerza para succionar) o para que le des una mamadera con leche materna, pero sí para que se la puedan administrar a través de una sonda. Además, podés guardar la leche para después. Así que aunque haya nacido prematuro, empezá a sacar y reservar tu leche para cuando tu bebé la necesite. Por lo general las extracciones se repiten un mínimo de 8 veces al día.
  • Aprendé a alimentarlo, tocarlo y calmarlo. Hablale, abrazalo y ponelo cerca de tu corazón. Si tenés dudas sobre cómo tratar a tu bebé porque te parece muy frágil, preguntale al médico y a las enfermeras que también están a cargo de su cuidado. Tu amor y tu presencia son indispensables para que el bebé prematuro continúe su crecimiento exitosamente.
  • Si te cuidás vos, también estás cuidando a tu bebé. Preparar tus emociones para todo lo que estarás atravesando. Puede que tu bebé tenga que permanecer semanas o meses en el hospital. Es necesario que te mantengas tranquila, comas saludable, descanses y así vas a estar fuerte para cuando tu bebé ya pueda ir a casa. El llevar un diario de cómo va progresando te podría ayudar.

Una vez que tu bebé haya alcanzado el peso necesario, que pueda respirar sin ayuda y que tenga la capacidad de alimentarse por succión, será dado de alta. Siempre y cuando no haya otros problemas de salud.

Decálogo del Prematuro

Los bebés prematuros, así como sus familias, tienen derechos dentro de la institución de la salud en la que se encuentren, y es muy importante hacerlos valer, ya que de ellos dependerá su bienestar y pronta recuperación. Este es el decálogo y declaración de derechos elaborados por son las cosas que necesitas saber si estás en esta situación:

  1. La prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.
  2. Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.
  3. El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales. Cada paso en su tratamiento debe ser dado con visión de futuro.
  4. Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.
  5. Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna.
  6. Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP).
  7. Un niño que fue recién nacido prematuro de alto riesgo debe acceder cuando sale del hospital a programas especiales de seguimiento.
  8. La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica.
  9. El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo.
  10. Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.
Fuente: vidaysalud.com; unicef.org