Medicina Social: cuando el foco se pone en el paciente y su entorno

En el mes de julio se conmemora el día de la Medicina Social, una especialidad que se preocupa por entender cómo las condiciones sociales y económicas de las personas impactan en su salud y enfermedad, para conducir a una sociedad más sana.

Desde 2002 y como forma de homenajear al reconocido doctor René Gerónimo Favarolo, se decidió declarar la fecha de su nacimiento, 12 de julio, como Día de la Medicina Social. Pero, ¿qué es la Medicina Social?

Al ser consultado, el director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (ICYCC), dependiente de la Fundación Favaloro, Oscar Mendiz (M.N 63.900), sostuvo que “cuando uno habla de Medicina Social habla en general del paciente y de su entorno“.

El especialista recordó además que “el doctor Favaloro, en su primera época de médico, se trasladó a un pueblo en La Pampa en donde ejerció en condiciones muy humildes”.

Luego –siguió Mendiz- “él decide irse a Estados Unidos donde hace todo lo que conocemos, el Bypass, y decide volver a la Argentina para desarrollar un Instituto destinado a la docencia e investigación, pero siempre tratando de mantener un contenido social”.

Las grandes figuras de la medicina social

Al hablar del podio de los médicos argentinos con mayor reconocimiento por su conciencia social, no pueden faltar ni Favaloro, ni el doctor rural Esteban Maradona, quien pasó medio siglo ejerciendo su profesión en una remota localidad de Formosa, Estanislao del Campo.

Sin embargo, agregó el director del ICYCC, “hay un sinnúmero de personas que trabajan y contribuyen desde distintos aspectos de la medicina, y también desde el ámbito de los enfermeros y paramédicos y muchas veces trabajan en condiciones no ideales y comprometidos con la sociedad”.

¿Cuál es el rol del Estado en la Medicina Social? El especialista se lamentó y dijo: “No estoy seguro que hayamos hecho todo lo que se podía hacer”. “De los reclamos de Favaloro, hay muchos que todavía están por hacerse, como la medicina igualitaria, una medicina con equidad, todavía necesita ser trabajada en distinto ámbitos”, agregó.

“Luego, por supuesto hay que evaluar resultados y ver si lo que hacemos da los resultados que tiene que dar, porque todos sabemos que la tasa de éxito que hay que tener, si no se logra hay que cambiar, no se puede aceptar diciendo ‘buenos, acá funciona diferente’”, destacó el especialista.

Fuente: fundacionfavaloro.org