Jet Lag, el efecto secundario para los viajero

Conocé de qué se trata esta extraña sensación al viajar, cuáles son sus características, por qué sucede y cómo evitarlo, te lo contamos en esta nota.

Después de un largo viaje en avión, ya sea para disfrutar de unas merecidas vacaciones o por un viaje de negocios, los efectos del Jet Lag no se hacen esperar. Pero ¿de qué se trata?

El Jet Lag son los efectos fisiológicos cuando se produce una diferencia de tiempo entre el reloj biológico y las demandas del entorno, durante un viaje de largas horas en un vuelo de este a oeste o viceversa, que generan como resultado un desorden de un movimiento rápido entre zonas horarias distantes.

Causas del Jet-Lag

Los efectos del Jet-Lag ocurren sólo durante los vuelos al este o al oeste, que sean de larga distancia o que comprometan al menos dos zonas horarias. Cuando se viaja hacia el norte o hacia el sur, este desfase de horario no se produce. Pero al viajar al oeste, el reloj interno está adelantado a la hora local y el cuerpo desea dormir rápidamente, por lo que la persona despertará muy temprano en la mañana.

Cuando se viaja hacia el este, el reloj interno está retrasado en comparación con la hora local. Cuando está oscuro en el nuevo destino, el cuerpo cree que ya es tarde y tendrá problemas para dormir. Este insomnio causará falta de sueño por la noche y, por lo tanto, una gran somnolencia durante el día, especialmente en horas de la mañana.

Cómo se produce internamente

Todas las personas tenemos un sistema que mantiene un ritmo interno conocido como “el reloj circadiano” o biológico, cuya ubicación está en una parte del cerebro inferior llamada el hipotálamo. Este reloj interno hace posible hacer un ciclo de nuestros sistemas fisiológicos en un patrón regular de periodos de sueño-vigilia. Por lo tanto, regula el hambre, la sed, el sueño, la temperatura corporal, la presión sanguínea, el azúcar en la sangre y la secreción de hormonas.

Durante un desfase de horario en un largo viaje en avión, los ojos envían señales al hipotálamo para saber si es de día o de noche; basado en esta información, el hipotálamo ordena a la epífisis, o glándula pineal, que genere o detenga la secreción de la hormona llamada melatonina, encargada de regular el sueño o la vigilia.

Otra complicación con los efectos del jetlag, además de la luz no es el único factor que influye en la calidad del sueño, también la temperatura corporal también juega un papel importante. La temperatura fluctúa durante el día y también durante el sueño cuando alcanza su valor mínimo. Una disminución en la temperatura en el cuerpo es, por lo tanto, favorable para dormirse, mientras que un aumento en ella promoverá la vigilia. Durante un desfase en el horario, a veces el viajero debe permanecer despierto mientras la temperatura de su cuerpo es baja o viceversa, lo que causa un aumento en la somnolencia o el insomnio.

Principales síntomas

El síntoma principal del jetlag es la sensación de que todo está sucediendo en el momento equivocado. La hora de la comida y la hora de acostarse es demasiado temprano o demasiado tarde, dependiendo de si el viaje fue hacia el este u oeste. Para viajes de dos horas o menos, generalmente no se siente ningún efecto; los viajeros comienzan a ajustarse tan pronto como aterrizan, pero se necesitan uno o dos días para recuperarse, a veces más, según la distancia recorrida y el número de zonas horarias cruzadas.

Entre los efectos físicos más comunes del jet lag, se generan los siguientes:

  • Apatía
  • Letargo
  • Somnolencia durante el día
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga
  • Desanimo
  • Desorientación
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Necesidad de un sueño reparador con perturbaciones frecuentes
  • Malestar estomacal
  • Diarrea o estreñimiento

El jet lag también interrumpirá algunas funciones fisiológicas del cuerpo. De hecho, puede causar la liberación de hormonas del estrés y causar ansiedad y mal humor. Los efectos también pueden alterar la liberación de hormonas reguladoras del apetito, por lo que se puede presentar antojos de alimentos irresistibles o desgano para comer.

Otros síntomas, como congestión nasal, dolor en los músculos, hinchazón de tobillos, dolor de cabeza o náuseas, en realidad se producen por la cinetosis o al viajar en avión, no son generados propiamente por el jet lag. Estos síntomas generalmente desaparecen después del aterrizaje, es decir, justamente comienzan los síntomas del jetlag o del desfase de horario.

Cuánto tiempo duran los síntomas

Por lo general toma de uno o tres días, este es justamente el intervalo de tiempo que se conoce como jet lag. Investigaciones realizadas con personas ciegas y sujetos aislados de la luz del día, han demostrado que el día natural de acuerdo con el reloj biológico es en realidad un poco más largo que el día de acuerdo con los relojes, hablamos de aproximadamente 25 horas en promedio. Por esta razón es más fácil para muchas personas irse a la cama más tarde que acostarse más temprano. Esta es también la razón por la cual, viajar hacia el este produce más efectos del jet lag que viajar al oeste.

El cuerpo puede hacer frente a un retraso de 90 minutos por día, es decir, es muy fácil acostarse 90 minutos más tarde cada noche durante unos días. Sin embargo, el cuerpo sólo puede adaptarse a 60 minutos de anticipación por día. Por lo tanto, lleva casi 2 días adaptarse a 3 horas de viaje hacia el oeste, pero 3 días para adaptarse a 3 horas de viaje hacia el este.

Cómo evitarlo

Primero, el viajero debe determinar la hora en que llegará a su destino, si es más temprano o más tarde a su horario de sueño o su horario local. Por ejemplo, si el viaje es del oeste hacia el este, el cuerpo estará adelantado. En este caso es aconsejable adelantar las horas de sueño gradualmente cada noche antes del viaje. Y si el viaje es de este a oeste, entonces se debe poner en práctica dos días antes, ir a la cama tres horas después de la acostumbrada.

Por otro lado, es mejor viajar en forma y activo, ir agotado sólo acentuará la sensación de malestar. También se recomienda reservar un vuelo para llegar durante el día, de esta forma es más fácil adaptarte al nuevo horario más rápido.

Durante el vuelo, se puede poner el reloj en la hora del país de destino durante el vuelo para que el cerebro entre gradualmente en el nuevo ritmo. Usar vestimenta cómoda, evitar el alcohol, el café y las pastillas para dormir durante el viaje. Beber mucha agua para mantenerse bien hidratado. Ingerir alimentos ligeros durante el viaje, moverse y caminar por ratos durante el vuelo para favorecer el retorno venoso y disminuir los efectos negativos de volar.

Viajar por placer o negocios tiene su precio, y el Jet Lag es uno de ellos.

Fuente: salud.net.ar