Estadísticas de la violencia

275 femicidios hasta octubre este año, el 63% de los casos sucedió en la casa de la víctima y el 35% de estas mujeres había realizado denuncias previas. La provincia de Santa Fe es la segunda en el ranking de asesinatos.

En Argentina desde enero de 2019 hasta octubre de este mismo año, asesinaron a 275 mujeres: una mujer muere cada 26 horas víctima de la violencia de género. Estas cifras se desprenden del relevamiento realizado en todo el país por el observatorio de violencia de género Ahora Que Sí Nos Ven.

Pese al aumento de las denuncias -entre enero y junio pasado la línea 144 recibió 20.528 denuncias, un 28 por ciento más que en igual período del año 2018-, las cifras siguen siendo alarmantes. Y la provincia de Santa Fe, con 25 casos, ocupa el segundo puesto con las cifras más alta de asesinatos a mujeres, luego de Buenos Aires que encabeza el ranking con 95 femicidios.

Un reclamo mundial

Desde los distintos movimientos en contra de la violencia a las mujeres, se reclama un compromiso que la ONU viene pidiendo desde el año 1981 cuando se declaró el 25 de noviembre como Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres: más compromiso de los Estados. Por lo que exigen a nivel nacional la pronta creación del Ministerio de las Mujeres, Diversidades y Disidencias, además de «políticas públicas jerarquizadas y con mayor presupuesto». El presupuesto designado para 2019 del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) equivale a casi $11 por mujer (234 millones de pesos), mientras que para 2020 el presupuesto enviado por el Ejecutivo asigna unos $20 por mujer, lo que representa a menos del 0,1% del total.

Escenarios, medios y franjas etarias

El 63% de los casos se produjo en la casa de la víctima y en la vivienda compartida con su asesino. Y el 44% de los asesinatos fueron perpetrados por sus parejas varones.

En el 28% de los casos, los asesinos se valieron de un arma de fuego para perpetrar el crimen. Las armas blancas se usaron en el 25,5% de los casos, mientras que el 16% de los femicidios se produjo por ahorcamiento o asfixia. Y el 17,6% de los femicidas tenían antecedentes o denuncias por violencia de género.

Ensañamiento

El informe destaca la variedad de medios utilizados para consumarlos en comparación con lo que ocurre con los homicidios dolosos en general, en los que el porcentaje de utilización de armas de fuego para ejecutarlos llega al 51,6%.

Las víctimas menores de edad (entre 0 y 18 años) representan el 17% del total. Y las mujeres entre los 18 y los 40 años son el porcentaje más elevado (47%). Finalmente, en otra de las consecuencias devastadoras de los femicidios, 174 niñas y niños perdieron para siempre a sus madres.

Para saber

Femicidio es la expresión máxima de violencia y/o ensañamiento contra las mujeres o cualquier persona con identidad de género femenina, por el solo hecho de serlo.

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas (ONU) “la violencia contra las mujeres se ha convertido en un problema estructural. (…) Su origen se encuentra en la falta de equidad en las relaciones entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos y en la discriminación persistente hacia las mujeres. (…)​ Se trata de un problema social presente tanto en el ámbito doméstico como en el público, en diferentes vertientes: física, sexual, psicológica, económica, cultural y otras, y afecta a las mujeres desde el nacimiento hasta edad avanzada. No está confinada a una cultura, región o país específico, ni tampoco a grupos específicos de mujeres en la sociedad. (…) Hasta el 70 % de las mujeres experimentan violencia en el transcurso de su vida.”​

La ley Argentina define:

  • Violencia contra la mujer es cualquier conducta que ataque su vida, su libertad, su dignidad, su integridad física, psicológica o sexual. Incluso su situación económica o su seguridad personal.

Y protege en todos los ámbitos donde ocurra, cualquier de los tipos de violencia:

  • Violencia física: es cualquier forma de agresión o riesgo de agresión contra tu cuerpo.
  • Violencia psicológica: es la que daña tus emociones y autoestima. Afecta tu desarrollo personal y perjudica tu salud psicológica. Como las amenazas, humillaciones, insultos, el abandono, la indiferencia y las burlas.
  • Violencia sexual es que no te dejen decidir sobre tu sexualidad o sobre la cantidad de hijos que querés tener o no tener. Si tu marido o pareja te obliga a tener relaciones sexuales, es una violación. La violación es violencia sexual. También son formas de violencia sexual el acoso sexual y la trata de mujeres.
  • Violencia económica es la que busca dañar tus bienes o economía. Algunas formas de violencia económica son: quitarte o hacer que pierdas las cosas que necesitás para trabajar, retener tus documentos, controlar cuánto ganas por tu trabajo o pagarte menos dinero que a un compañero que hace el mismo trabajo.
  • Violencia simbólica es la que ocurre cuando signos, imágenes, mensajes e ideas te ponen en situación de inferioridad por ser mujer.
  • La ley incorporo recientemente como modalidad de violencia a la mujer al acoso callejero.

También consigna tus derechos:

Si sufriste violencia de género, tenés derecho a que te asistan, te traten con respeto, te protejan. Sobre todo tenés derecho a acceder gratuitamente a la justicia, a recibir dinero por los daños que sufriste.

Tenés derecho a que te informen qué hacer si te agreden y adónde ir para recibir ayuda. Y al Seguro de Capacitación y Empleo.

¿Qué tenés que hacer si te agreden, escuchás, ves o sabés de una agresión a otra mujer?

Podés llamar al 137 (funciona en cualquier lugar del país). Te atenderá un psicólogo. El psicólogo te ayudará y, si es necesario, enviará un equipo de asistencia. El equipo de asistencia está formado por policías, psicólogos, trabajadores sociales y abogados. La llamada al 137 no es una denuncia policial. La llamada al 137 es gratuita los 365 días del año las 24 horas

Podés llamar al 144 (funciona en cualquier lugar del país). Te orientarán, te asesorarán y te darán contención. Las personas que te atienden esta línea son profesionales capacitados. Esta llamada no es una denuncia policial, sí es gratuita y funciona los 365 días del año las 24 horas.

Podés hacer la denuncia: si fuiste agredida podés hacer la denuncia en una comisaría y la policía debe enviarla al juez dentro de las 24 hs. También podés denunciar en un juzgado y el mismo juez debe escucharte sin la presencia de tu agresor.

Cualquier persona que sea testigo puede hacer esta denuncia, y los trabajadores públicos están obligados a hacerla en caso incluso de enterarse de estas situaciones.

Podés protegerte de tu agresor: pidiendo al juez que una persona te acompañe y te proteja; que le prohíba a tu agresor acercarse a vos, que proteja a tu hogar y a tus hijos; que obligue a tu agresor a devolverte las cosas que te sacó. Que le prohíba comprar armas o que lo obligue a entregar las armas que tenga.

Podés pedirle al juez que obligue a tu agresor a irse de la casa donde viven. Que fije una cuota alimentaria para tus hijos. Y que te de un botón antipánico.

Fuentes: argentina.gob.ar, lanacion.com.ar