Consejos para prevenir alergias estacionales

Cuando llega el invierno, muchos sufren de molestas alergias estacionales. Mucosidad, inflamación nasal, estornudos, enrojecimiento y decaimiento general son algunos de los síntomas. Mirá estos consejos para mantener tu organismo y tu casa saludables.

Muchas veces quienes sufren alergias suelen adjudicárselo a muchas cosas, pero no siempre se están analizando las posibilidades de que los agentes alérgenos convivan diariamente en tu propia casa. Antes que cualquier cosa, es importante que tengas en cuenta que si tenés síntomas de alergias, además de consultar un especialista, consideres algunos puntos que te ayudarán a palear la situación, o incluso quizá sea la manera efectiva de contrarrestarlos.

Esta es una pequeña guía con algunos consejos prácticos, y otros adicionales, para ayudar a prevenir las alergias estacionales. Por eso tené cuenta que para combater las alergias es importante mantener el bienestar de tu propio cuerpo y también el del ambiente en el que vivís.

  • Estar en buena forma

La mayoría de la gente que padece de alergias tiene problemas para respirar y falta de aire y esto se acrecenta en aquellos individuos con sobrepeso y un estado físico no muy bueno. Hay que recordar que para respirar se utilizan músculos y la cavidad torácica necesita expandirse para lograr una buena entrada de aire; esto se dificulta en aquellos con un vientre muy abultado y con un sistema cardiovascular débil. Una reducción de peso, y mantener tu peso ideal serán factores importantes.

Una alimentación sana también es buena para combatir alergias, porque ayuda a un buen estado general del organismo. Al comer variado y sano, aportamos todos los nutrientes que el cuerpo necesita para crear defensas y poder atacar a los agentes productores de alergias. Preferentemente consumí frutas, verduras, cereales y carnes ricas en proteínas o ácidos grasos, y sobre todo, productos ricos en antioxidantes.

  • Cuidar los ambientes

Con cuidar los ambientes de la casa o del lugar de trabajo no nos referimos solamente a una limpieza exhaustiva. También es necesario ventilarlos adecuadamente y no cerrar herméticamente las habitaciones, por más de que haga frío. Ventilar para renovar los ambientes es fundamental para evitar que se acumule aire vicioso que también puede contener elementos de este tipo.

  • Disminuir el estrés

Una tasa alta de estrés desencadena reacciones alérgicas diversas en el organismo ya que bajan las defensas. Estar en un estado de constante tensión no es bueno para la mente ni para el organism. Por eso, lo recomendable es salir a correr para aliviar alergias además de evitar el estrés mediante ejercicio.

Tener un hogar a prueba de alergias

En el dormitorio:

  • Lavar las sábanas, fundas y cubrecamas mínimo una vez a la semana con agua caliente. También las cortinas, para eso es mejor elegir unas que sean fácilmente lavables, de algodón o material sintético. Si tenés persianas, mantenelas limpias, libres de polvo o seleccioná unas que se enrollen y que puedan lavarse sin problemas.
  • Es mejor tener piso de cerámico o madera, y limpiarlo regularmente con un trapo húmedo para evitar que los irritantes se propaguen por el aire. Pero si tenés alfombra, entonces asegurate de pasarle la aspiradora dos veces a la semana.
  • Comprá muebles de madera, de metal o de material sintético.
  • No acumules objetos que guardan polvo como libros, revistas, muñecos de peluche. Si están, guardalos en un recipiente de plástico e intermitentemente, mientras tus hijos duermen, metelos en una bolsa de plástico en el congelador: el frío mata a los ácaros del polvo.

En la cocina:

  • Lavá los platos diariamente y enjuagá bien el lavaplatos y las canillas para deshacerte del moho y los restos de la comida.
  • Limpiá regularmente la heladera para remover el exceso de humedad que estimula al crecimiento del moho. Descarta la comida que está hace tiempo y puede estar echada a perder. Limpiala diariamente por fuera y remové el polvo que se acumula en su parte superior también.
  • Si es posible, instalá un extractor con salida sobre la cocina, esto hace que se reduzcan tanto la humedad como los gases que salen cuando se cocina.
  • Limpiá regularmente los gabinetes, alacenas, bajomesadas, cajones, la barra y el mesón.
  • Almacená la comida en recipientes cerrados.

En el baño

  • Si no tiene ventilación a través de una ventana y tenés mucha humedad, considerá usar un deshumidificador o quizá instalar un extractor para eliminarla. Además:
  • Evitá tener alfombras en el baño.
  • Evita el papel tapiz en las paredes del baño. Lo mejor es cerámica o pintar las paredes con pintura resistente al moho.
  • Usá un limpiador de baños para limpiar y desinfectar la ducha y la bañera, las cortinas del baño, los lavamanos, las losas de cerámica, las fibras de vidrio y el mármol sintético regularmente.
  • Si hay alguna gotera, es necesario arreglarla.

Otras recomendaciones para evitar las alergias en casa

Si bien estos cuidados se deben aplicar también en el resto de la casa, también es importante que además de considerar todas las alfombras de la casa y quitar el polvo de las superficies en general, tengas en cuenta que:

  • Si tenés mascotas, es mejor que estén afuera de casa. Bañalos con frecuencia y si entran designá una área para ellos. No permitas que estén en la habitación.
  • No te olvides de limpiar los marcos de las ventanas regularmente.
  • No tengas demasiadas plantas adentro de la casa, ya que pueden aumentar el crecimiento del moho.
  • No permitas que fumen en tu casa. El humo de segunda mano expone a tu familia a muchos riesgos más allá de las alergias.
  • Cuando laves la ropa, sacala de inmediato del lavarropas para secarla y evitar que se formen hongos en los tejidos.
  • Si te gustan las alfombras o no es possible eviatarlas, elejí las que son de ‘pelo corto’.
Fuente: vidaysalud.com