Conocé por qué no tenés que comer mirando televisión

Comida y serie favorita parece ser el mejor plan, sin embargo los especialistas advierten por qué debiera perderse la costumbre de comer frente a la pantalla. Este hábito tiene algunos riesgos que deberías considerar.

1. Aumento de peso

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, afirman que comer frente al televisor aumenta 37 veces la probabilidad de tener sobrepeso. Y es que al mirar la tele, las personas se concentran más en lo que ven que en lo que comen.

2. Problemas en la columna

Esto por estar sentado durante varias horas, sobre todo cuando te encorvás. El resultado de prolongar esta mala postura es dolor y tensión musculares.

3. Insomnio

Tras un rica cena, viendo uno de tus programas preferidos, podrías irte a la cama y toparte con la mala noticia de que no puedes “pegar un ojo”. Lo anterior, es consecuencia de la luz y exceso de colores en la pantalla, los cuales activan tu cerebro y no permite que tengas un sueño reparador.

4. Visión

La sobreexposición a la televisión causa estragos en los ojos, reduciendo la agudeza visual. Además, promueve la irritación y sequedad en los ojos, ya que, al fijar la vista, parpadeás menos de lo que lo haces naturalmente.

5. Sedentarismo

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Maastricht, Holanda, las personas que suelen ver el televisor por varias horas, tienden a vivir una vida sedentaria. La falta de activación física es un factor de riesgo, entre otros, para sufrir enfermedades cardiovasculares.

Evitá comer frente a la “caja negra”, así también te evitarás los efectos negativos en tu salud.

Fuente: mejorconsalud.com