Cómo elegir el protector solar adecuado para vos

Se puede conseguir un bronceado sin poner en riesgo la salud de tu piel y cuidarla de la radiación. Mirá lo que tenés que tener en cuenta para elegir el protector que se adecúe a tu tipo de piel.

Broncearse y cuidar al mismo tiempo la piel es posible, solo hay que aprender a identificar el protector que te conviene según tu tipo de piel. Actualmente, 6 de cada diez personas, es decir un 60%, no tienen en cuenta las indicaciones con respecto al uso del producto. Para aprender a elegir el mejor protector solar, es necesario primero, aprender a identificar varios aspectos:

Comprender los índices o el Factor de Protección Solar (FPS)

El factor de protección solar es el tiempo de exposición en que se puede estar expuesto sin temor a las quemaduras solares, en comparación con los que no tienen protección. Por ejemplo, el 60 incrementa un 60% el tiempo de exposición.

El “amplio espectro”, quiere decir que protege contra la mayoría de los rayos UVA y UVB. Para conocer la intensidad de los rayos UV del sol y aprender a planificar las actividades al aire libre, es necesario consultar el índice de UV. Cuanto más alto es, más protección se requiere. Se puede encontrar el índice UV del día en el pronóstico del tiempo local.

En todos los casos, si no hay tiempo para leer la etiqueta y comparar las especificaciones, es mejor escoger siempre un protector solar con un FPS entre 30 y 50, ya que éstos pueden limitar la penetración de UVB al 97%, y de los ultravioletas más cortos, que son responsables de las quemaduras solares y del cáncer de piel.

Tipo de piel

Algunas personas tienen piel más sensible a los rayos UV porque naturalmente tienen menos melanina. La melanina es el pigmento que absorbe los rayos UV y ayuda a proteger la piel. Las personas con mayor riesgo de daño tienen: piel pálida, ojos azules, cabello rubio o rojo. Estas personas siempre deben protegerse incluso cuando el clima esté nublado.

Tipos de protector solar

Otro aspecto importante a evaluar es el tipo de protector solar. Existen básicamente dos tipos: protector solar químico y mineral. El primero es muy común en el mercado porque lo ofrecen muchas marcas de cosméticos y laboratorios, éste tipo utiliza filtros químicos ultravioletas para proteger la piel de los efectos dañinos de los rayos del sol. Hay varios filtros y, según su combinación, los protectores solares ofrecen diferentes niveles de protección. La ventaja es que de alta duración (dos horas, una vez cumplida hay que renovar) y comprobada efectividad. La desventaja es que puede provocar alergias, dejar manchas en la piel y no son amigables con el ecosistema.

Por su parte, el protector solar mineral contiene esencialmente filtros etiquetados como “eco” y “bio”. Los filtros minerales comúnmente utilizados son dióxido de titanio y óxido de zinc. Ambos protegen tanto de los rayos UVA como de los UVB y son fotoestables. Este tipo de protector actúa como una pantalla real al reflejar los rayos UV. Simplemente con aplicarlo la piel quedará inmediatamente protegida. Este tipo de protección mineral tiene menos riesgo de provocar alergia y es adecuada para aplicar sobre todo tipo de piel, incluso en piel muy sensible. Además, es tan eficaz como un protector solar químico y es más ecológico. El inconveniente es que este tipo no es absorbida por la piel y tiende a formar una película blanca que algunas personas pueden encontrar muy desagradable, y se cae fácilmente al contacto con el agua.

Loción, spray o aceite, ¿qué es lo mejor?

Algunos estudios científicos han realizado pruebas donde se ha encontrado que los filtros solares en aerosol serían menos eficaces que las lociones, y que su aplicación es menos homogénea y no tienen tanta resistencia al agua. También han evidenciado que la inhalación del producto puede ser perjudicial para el sistema respiratorio.

Los especialistas dicen que es preferible optar por los protectores solares con texturas cremosas en lugar de emulsiones fluidas, porque cuanto más grueso y más blanco es el producto, mayor eficacia presta. El bloqueador solar en spray ciertamente las personas lo encuentran muy agradable, es ligero y fácil de emplear, pero hay que volver a colocarlo cada rato porque no es perdurable con el agua.

El sol es esencial para la vida, y disfrutar de sus beneficios, es realmente posible si se actúa con precaución.

Fuente: salud.net.ar