¿Por qué celebrar el día del Instrumentador Quirúrgico?

El 19 de septiembre fue establecido como el día de estos profesionales por ser la conmemoración del fallecimiento del médico que profesionalizó esta rama en la medicina. Por eso, nosotros también revalorizamos una figura clave dentro del quirófano y te contamos todo lo que implica esta tarea.

En conmemoración al fallecimiento del Doctor Guillermo Bosch Arana, todos los 19 de Septiembre en nuestro país celebramos el Día del Instrumentador/a Quirúrgico/a. Ya que él fue quien incorporó por primera vez a esta figura profesional al plantel quirúrgico.

Mucho tiempo ha transcurrido desde aquella primera inclusión, y el campo que a partir de entonces se inaugurara, ha fructificado en funciones y roles que completan la asistencia e intervención de los equipos de salud humana.

La misión de un instrumentador quirúrgico es la de asistir, controlar, supervisar, y evaluar, el proceso de atención del paciente desde su ingreso a un quirófano hasta su egreso a la sala de recuperación post-anestésica.

Un poco más de historia

La instrumentación quirúrgica, en cuanto práctica, surge a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando los cirujanos de las trincheras fueron capaces de operar y salvar más vidas humanas de las que eran posibles hasta ese momento. Estas actividades fueron respaldadas también por el advenimiento del uso de los antibióticos. Esto sucede en el año 1928, cuando Alexander Fleming descubriera la penicilina.

Contemporáneo a ello, y ante la escasez de personal que asista en las cuestiones  quirúrgicas, la armada comenzó a  entrenar al cuerpo de  hombres para que les ayudaran en las cirugías, bajo la supervisión directa del cirujano, para poder abastecer los hospitales de campaña de los teatros de operaciones del Pacífico y Europa, ya que a las mujeres no les era permitido embarcarse en los buques hospitales y además eran solicitadas para la atención de los heridos en los hospitales de base y en los hogares.

Es así que nace una nueva profesión.

En la república argentina en la década del 30 el Dr. Bosch Arana: “considero imprescindible operar con Instrumentadoras Quirúrgicas en los grandes Centros Quirúrgicos”. Tal como lo escribiera él mismo en su libro técnicas quirúrgicas sincronizadas del año 1937.

Desde ese momento la profesión no ha dejado de avanzar de la mano de hombres y mujeres en esta profesión junto a los cambios científicos-tecnológicos. Llevando adelante las prácticas de la disciplina en  instituciones públicas y privadas aplicando conocimientos científicos pero sobre todo desde un abordaje ético con una amplia inserción laboral en ortopedias, consultorios odontológicos, bancos de tejido para trasplante, hemodiálisis, procuración, ablación y trasplante de órganos, oftalmología,  centrales de esterilización, emergencias, bioterios y veterinaria.

El nivel que estos profesionales otorgan a esta tarea está íntimamente ligada a su desempeño frente a un equipo quirúrgico, centrado en el paciente. Acompañando y consolando en estas situaciones de altísima carga emocional para las personas.

Los instrumentadores quirúrgicos sostienen la prioridad de la dimensión humana y junto a ella la asistencia técnica que asegura el andamiaje necesario para la recuperación de la salud de los sujetos.

En honor a esta historia que aún continuamos escribiendo, queremos saludarlos y felicitarlos por haber abrazado esta noble profesión. Gracias por la dedicación y el profesionalismo en sus áreas.

Fuente: noticias.fcs.uner.edu.ar