Mitos y verdades sobre las várices

Mucho se dice sobre la aparición de las várices y las arañitas, y también sobre su tratamiento. Pero, no todo es cierto. No te creas cualquier cosa, todo lo que tenés que saber en esta nota.

Las várices y arañitas parecen bastante misteriosas, pero sólo se debe a la falta de información y a toda una red de mitos que sobrevive y que debemos derribar. La consulta con un médico flebólogo es lo mejor que podés hacer para sacarte todas las dudas y comenzar ya mismo con un tratamiento.

Mito #1: Las várices son solo una cuestión estética

La realidad es que aunque las várices le queden mal al cuerpo, no es solo estética, sino que es un problema de salud que puede traer graves consecuencias si no es tratado, por el riesgo de sufrir una trombosis.

#2 La elevación y las medias de compresión curan várices y arañitas

No las curan, sino que alivian el malestar y la hinchazón. Solo un tratamiento indicado por un especialista las curan.

#3 Las venas varicosas son causadas por estar mucho tiempo de pie

Estar mucho de pie agrava el cuadro y puede llegar a ser uno de los factores que las causan, pero no el único.

#4 Cruzar las piernas desarrolla venas varicosas

Este es un mito que debes dejar de creer, pues no hay relación entre cruzar las piernas y tener várices. Si querés prevenirlas, lo mejor es una dieta saludable y ejercicio regular.

#5 Las várices no son hereditarias

La genética tiene mucho que ver con la aparición de várices, por lo que si tu mamá las ha desarrollado, es muy probable que también las sufras.

#6 Solo las mujeres las padecen

Aunque los hombres son algo menos propensos, pueden tenerlas al igual que las mujeres y también deben ser tratadas para evitar riesgos de trombosis.

#7 Las várices y las arañitas son lo mismo

¡No! Si bien ambas son el resultado de válvulas disfuncionales en las venas, las arañitas aparecen como un ramillete de venitas azules o rojas justo debajo de la superficie de la piel, mientras que las várices recorren el largo de una vena y se ven abultadas.

#8 Las venas enfermas son signo de envejecimiento

En realidad no. Si bien pueden aparecer con el paso de los años, muchas mujeres y hombres jóvenes las padecen. Es más, es muy común tenerlas durante el embarazo.

#9 El tratamiento es muy costoso

Eso era antes, pero ahora se sabe que son un problema médico y lo cubren las obras sociales y la medicina prepaga.

#10 El tratamiento debe comenzarse luego haber tenido hijos

No es necesario esperar a tener todos los hijos que quieras para comenzar el tratamiento y “reparar” todas tus venas, puedes hacerlo en el momento que quieras.

#11 Aunque hagas un tratamiento, vuelven a salir

Esto es una gran mentira. Tal vez sucedía años atrás cuando los tratamientos no eran tan eficaces, pero ahora una vez que se van, no vuelven en la misma vena.

Fuente: vix.com